Feb 272018
 

Executive Branding EADA: Marcas personales que lideran la transformación

El programa Executive Branding del EADA Trend Lab va dirigido a directivos que quieren desarrollar su marca personal y aprovecharse de las ventajas del actual entorno digital.

El programa Executive Branding del EADA Trend Lab va dirigido a directivos que quieren desarrollar su marca personal y aprovecharse de las ventajas del actual entorno digital.

El programa Executive Branding del EADA Trend Lab abordará la cuestión de la marca personal en el actual mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), que ha permeado en la gran mayoría de las organizaciones. En este contexto, los retos que debemos resolver diariamente los profesionales son cada vez más complejos. Son tiempos en los que las luces largas ya no son ninguna garantía. Se necesitan líderes que guíen a las compañías en esta transformación incierta pero a su vez motivante. Y, sobre todo, líderes auténticos, con un propósito claro, que marquen el camino desde la ejemplaridad al resto del equipo.

Por todo ello, el personal branding es una estrategia de desarrollo y posicionamiento personal que se me antoja muy adecuada. Además, si la alineamos a la estrategia de corporate brand estaremos invirtiendo en algo potencial por el win-win que es capaz de generar.

Las compañías que están en lo más alto invierten muchos recursos en preparar y dar apoyo a sus líderes. Son conscientes que una de las claves del éxito pasa por elevar el valor de sus personas. Y para llevar a cabo este desarrollo personal y profesional de sus líderes han empezado a empoderarlos, guiarlos en su autoconocimiento, ayudarlos a descubrir su propuesta de valor, a marcarse retos, a compartirlos y a crecer conectando su pasión con los proyectos que desarrollan. En definitiva, las grandes organizaciones están invirtiendo en las marcas personales de sus líderes.

Executive Branding EADA: Construyendo la marca personal

“Tu marca personal es tu talento hecho y dicho con la pasión de quien dirige su propia vida”. Esta definición que hago de la marca personal la he dejado intacta desde hace ya un tiempo. Y es así porque cada vez que conozco a alguien que pone en valor su talento y que gracias a su estrategia de personal branding consigue sus objetivos me ratifico en mi idea de lo que es la marca personal.

En mi opinión, este concepto que está tan en boga actualmente se fundamenta en cuatro pilares:

  • Talento: Indudablemente debemos desarrollar nuestra marca alrededor de aquello que cada uno de nosotros sabe hacer de forma excelente. La clave es descubrir cuál es nuestra ventaja competitiva e iluminarla. Vale la pena cultivar aquello que ya es nuestra valía, centrémonos en ello y procuremos construir algo a su alrededor.
  • Hecho y Dicho: La marca personal es fruto de lo que hacemos, de cómo lo hacemos un día tras otro y de cómo los demás perciben que lo hacemos. Una buena marca personal es aquella que es verdaderamente fiel a cómo se comporta la persona y, por lo tanto, nunca defraudará a su público. También es importante el matiz de “dicho” porque no debemos limitarnos a hacer bien las cosas sino que también debemos ser capaces de contarlo en los contextos offline y online adecuados.
  • Pasión: No visualizo un camino a la excelencia si no tienes pasión por lo que haces.
  • Dirigir tu propia vida: Desarrollar una marca personal auténtica es un reto para personas optimistas, que creen en sus posibilidades y que quieren ser los “pilotos” de sus propias vidas. Son personas que no se mueven por las circunstancias, sino que realmente dirigen el rumbo.

Executive Branding EADA: Los rasgos del buen líder

Según Linares, las organizaciones invierten cada vez más en la marca personale de sus líderes.

Según Linares, las organizaciones invierten cada vez más en la marca personale de sus líderes.

Tengo mi particular teoría. Creo que un día decidieron empezar por liderar su propia vida y ahora lideran personas y proyectos empezando por compartir su sueño y su propósito con los demás. En concreto, hay tres rasgos que los definen bien:

  • Son muy conscientes de quiénes son: Han hecho un trabajo de autoconocimiento que les ha permitido tener muy claro cuál es su esencia, su manera de “ser y hacer” y cuáles son sus valores.
  • No miran únicamente hacia dentro: También lo hacen hacia fuera y son conocedores de lo que aportan a su entorno. Empezando por su familia y siguiendo por el proyecto profesional en el que están embarcados y terminando por la sociedad. En realidad todo es un conjunto difícil de compartimentar.
  • Se saben aprendices: Esto les ayuda a estar siempre alerta y a adaptarse al entorno y a seguir creciendo. Trabajan día a día contra la obsolescencia de sus habilidades. En las habilidades On me quiero detener especialmente. Mi optimismo digital me acompaña desde hace ya unos años. Es evidente que la era digital nos ha traído la oportunidad de coger más que nunca las riendas de nuestro desarrollo profesional. Ahora bien, para que “el hecho digital” se convierta en una de nuestras ventajas competitivas, debemos enfrentarnos al reto de aprender a utilizar los nuevos canales, las nuevas herramientas y, lo más importante, debemos abrazar la nueva cultura del trabajo que lo acompaña.

Sintetizando, la clave está en que los líderes son personas que tienen muy clara su propuesta de valor diferencial. Aunque, por supuesto, entre todos podríamos ir engrosando la lista añadiendo un conjunto de competencias que les permitan generar valor, una serie de atributos personales y, sobre todo, una firme voluntad de liderar de forma consciente y desde el ejemplo.

Post escrito por Alicia Linares, profesora del programa Executive Branding de EADA, personal brander y pedagoga digital.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: