Mar 122018
 

Enric Serradell. Codirector del MBA Online EADA-UOC 

El World Economic Forum publicó recientemente el informe “Global Gender Gap Index 2017“. El objetivo de este informe es estudiar y proponer políticas para asegurar que el talento, esté donde esté, e independientemente de quien lo tenga pueda ser identificado y desarrollado en beneficio de la sociedad y la economía mundial.

De hecho se considera el talento como uno de los factores esenciales para el crecimiento y la competitividad. El informe, que empezó a realizarse en el año 2006, revela diferencias en países y sectores explicadas sólo por diferencias de género.

El informe detecta diferencias en género independientemente del nivel de riqueza de los países. Es decir, países ricos seguramente ofrecen mayor nivel de posibilidades para el desarrollo del talento que los países más pobres. Pero el índice calcula además las diferencias dentro de los países, mostrando cuáles presentan mayores problemas para premiar el talento.

¿Qué indicadores utiliza el informe de brecha de género?

Examina las diferencias basándose en cuatro indicadores: participación económica y oportunidad (economic participation and opportunity), logros educativos (educational attainment), salud y supervivencia (health and survival) y apoderamiento político (political empowerment). Cada uno de estos indicadores está compuesto por subindicadores que ayudan a entender la complejidad del tema. Así, por ejemplo dentro del apartado de logros educativos se calcula la diferencia en el acceso a la educación entre hombres y mujeres en diferentes niveles de educación.

Principales resultados

El informe es muy extenso, algunos de los principales resultados son los siguientes [1] :
Ponderado por población, en 2017, el progreso promedio para cerrar la brecha global de género se estima en el 68 %, lo que significa que, a nivel general, y para las cuatro dimensiones del índice de forma global, existe una brecha o desigualdad promedio del 32 %,, en comparación con un promedio del 31,7 % el año pasado, por lo que puede afirmarse que a nivel global ha habido un ligero empeoramiento de los indicadores.

En promedio, los 144 países cubiertos en el Informe han cerrado el 96% de la brecha en resultados de salud entre mujeres y hombres, sin cambios desde el año pasado, y más del 95% de la brecha en logros educativos, una ligera disminución en comparación con el año pasado. Sin embargo, las brechas entre mujeres y hombres en la participación económica y el apoderamiento político siguen siendo amplias: sólo se ha cerrado el 58% de la brecha de participación económica, un segundo año consecutivo de descenso del indicador, y el valor más bajo medido por el índice desde 2008.

A nivel regional y nacional, de los 142 países cubiertos por el Índice tanto este año como el año pasado, 82 países han aumentado su puntuación general de brecha de género en comparación con el año pasado, mientras que 60 lo han visto disminuir.

¿Qué países lideran el cierre de la brecha de género?

Si bien la edición de este año del Índice Global de Brecha de Género no muestra nuevos participantes en su lista de los 10 principales (ver Figura 1), ha habido notables cambios de rango. Los primeros puestos continúan siendo propiedad de los países más pequeños de Europa occidental, en particular los países nórdicos que ocupan los tres primeros puestos, con dos países de la región de Asia oriental y el Pacífico, un país de la región del África subsahariana, un país de América Latina y la región del Caribe, y un país de la región de Europa oriental y Asia central también representados. Siete países en el Top 10 del Índice han cruzado el umbral para cerrar más del 80% de su brecha de género en general, frente a cinco tanto el año pasado como en el 2015. A nivel global, y desde este punto de vista, la situación ha mejorado.

Figura 1

Una variedad de modelos y estudios empíricos han sugerido que la mejora de la paridad de género puede generar dividendos económicos importantes, que varían según la situación de las diferentes economías y los desafíos específicos que enfrentan. Estimaciones recientes sugieren que la paridad económica de género podría agregar US $ 250 mil millones adicionales al PBI del Reino Unido, US $ 1,750 mil millones a la de Estados Unidos, US $ 550 mil millones a Japón, US $ 320 mil millones a Francia y US $ 310 mil millones al PIB de Alemania. Otras estimaciones recientes sugieren que China podría ver un aumento del PIB de 2,5 billones de dólares por paridad de género y que el mundo en su conjunto podría aumentar el PIB mundial en 5,3 billones de dólares para 2025 si se cierra la brecha de género en la participación económica en un 25% en el mismo período.

¿En cuantos años puede cerrarse la brecha de género?

Con respecto a las tendencias actuales, la brecha global de género en general puede cerrarse en exactamente 100 años en los 106 países cubiertos desde el inicio del Informe, en comparación con los 83 años del año pasado. Las brechas de género más desafiantes permanecen en las esferas económica y de salud. Dado el continuo aumento de la brecha económica de género, se estima que no se cerrará hasta dentro de 217 años. Sin embargo, la brecha de género específica de la educación podría reducirse a la paridad en los próximos 13 años. La dimensión política tiene actualmente la mayor brecha de género y también es la que muestra el mayor progreso, a pesar de una desaceleración en el progreso este año. Podría ser cerrado dentro de 99 años. La brecha de género en materia de salud es mayor de lo que era en 2006.

¿Hay diferencias en lo que estudian hombres y mujeres?

En el informe se pone de manifiesto el gran impacto económico y social que supone la igualdad de género en el mundo. En este sentido y volviendo otra vez al ámbito educativo conviene resaltar varios aspectos: El primero hace referencia a las áreas a las cuales dirigen su atención hombres y mujeres. Como es tradicional en el ámbito de las ingenierías y en el de la educación es donde se presentan las mayores diferencias. En el ámbito de los estudios relacionados con los negocios, legales y de administración de empresas se pone de manifiesto como a nivel mundial, el 26% de los hombres y el 28% de las mujeres se orientan a dichas áreas de conocimiento y de especialización (ver figura siguiente)

Figura 2

Brecha de género y contratación directiva

Sin embargo esa mayor orientación hacia el área de formación directiva no se traduce directamente en contrataciones dentro del ámbito directivo. En la figura siguiente puede apreciarse como en los tres sectores donde el número de mujeres empleadas es mayoritario: salud, educación y sector no lucrativo, dicha mayoría no se traduce en una mayor proporción de mujeres en cargos directivos. Siendo un 36% para salud, un 41% para educación y un 48% para el sector no lucrativo.

Figura 3

Queda por tanto, un largo camino para recorrer para alcanzar la igualdad de género en el mundo. Desde el punto de vista de los responsables de formación directiva realizamos un gran esfuerzo en eliminar barreras para conseguir que no existan techos ni paredes de cristal y que el talento y sólo el talento sea la única condición para la consecución de los objetivos profesionales.

[1] El informe está disponible en línea en: https://www.weforum.org/reports/the-global-gender-gap-report-2017

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: