Jun 102016
 

Original: EADVAView 27

 

Analizamos junto a los profesores de EADA Desirée Knoppen, Àlex Grasas y Lluís Rosés hacia dónde va la gestión de las Operaciones y del Supply Chain, cuáles son las principales tendencias de futuro en un escenario en el que las empresas se juegan su competitividad.

Tendencias en Operaciones (EADAView 27) Outosourcing

Cada vez son más las organizaciones que deciden externalizar funciones que no corresponden a su core business, como puede ser la subcontratación de almacenes externos y de empresas logísticas que efectúan el transporte de mercancías –se reducen más costes que disponiendo de un flota de vehículos propia–. También es frecuente la externalización de la producción en otros países donde los costes son menores. Según Àlex Grasas:

“El outsourcing es una tendencia creciente por la simple razón de que las compañías no pueden ser buenas en todo”.

Eso sí, advierte, “hay que evitar externalizar actividades clave, pues eso supondría perder nuestra razón de ser y estaríamos facilitando que otros se lleven nuestro trozo de pastel”.

Insourcing

Pero no sólo debemos hablar de outsourcing sino también de lo que Desirée Knopeen define como insourcing:

“Muchas empresas, tanto multinacionales como pymes, han perdido interés por los países donde solían externalizar su producción, sobre todo porque los costes salariales no son tan bajos, es difícil cubrir puestos de management, la tasa de intercambio fluctúa en detrimento de nuestra moneda y los costes de infraestructuras son más elevados”.

En su opinión, también ha influido “la distancia que hay con estos países, que en unas ocasiones dificulta dar una respuesta rápida al cliente y en otras supone la pérdida de know-how, que es vital en un momento en que se requiere una innovación continua”. Por su parte, Àlex Grasas asegura que “algunas de estas empresas que han externalizado su producción han visto que perdían el control de sus mercancías al intervenir más agentes en la cadena de suministro”.

Tendencias en Operaciones (EADAView 27)Flexibilización

En un panorama global y muy competitivo, caracterizado por la incertidumbre, la volatilidad y el dinamismo, las empresas deben ser muy flexibles. Para Lluís Rosès, “es fundamental instaurar una política de cambio constante dentro de las organizaciones para adaptarse a este entorno”. Y añade:

“En operaciones esto es vital, pues hay que garantizar que en momentos cruciales se puedan cambiar los procesos ágilmente, en el menor tiempo posible y asumiendo el mínimo de costes”.

Es por ello que recomienda a las empresas “ir haciendo pequeños cambios que les permita adaptarse progresivamente a los cambios del mercado, y no hacerlo cuando ya es demasiado tarde”. Pone el ejemplo de Kodak, “que se quedó fuera del mercado digital por tardar mucho tiempo en hacer la conversión, lo que allanó el terreno a la competencia”.

En Operaciones también se habla de flexibilidad al convertir un coste fijo en otro variable –por ejemplo, a la empresa que se encarga del transporte de mercancías pagarle sólo por las horas del servicio– y, de la misma manera, al optimizar los procesos para ofrecer a los clientes productos y servicios a medida.

Automatización

Otra tendencia creciente es la automatización de procesos aplicando cada vez más los sofisticados sistemas de información de Business Intelligence. Según Lluís Rosés, “esta automatización se puede establecer externamente, por ejemplo, a través de la robotización de las líneas, pero también internamente, estableciendo flujos de trabajo controlados –vamos planificando las tareas a medida que las vamos acabando–”. En su opinión:

“Se trata de digitalizar todas las operaciones a partir de estos sistemas de información, es decir, aprovechar todos los datos a los que se pueden acceder para convertirla en conocimiento y, así, acertar en las decisiones estratégicas, reducir costes y disminuir el porcentaje de error”.

Omnicanalidad

Otro gran desafío para las empresas, principalmente del sector retail, es ofrecer un mismo producto por múltiples canales. “Esto obliga a los retailers a tener un sistema integrado de todos sus canales de venta para tener un mayor control de todos sus productos y para optimizar la distribución”, apunta Grasas. Consecuentemente, Desirée Knoppen prevé que “habrá más demanda que oferta de profesionales que gestionan las cadenas de suministro”. En concreto, en base a un estudio norteamericano, calcula que:

“Para cada seis puestos en Supply Chain Management sólo habrá una persona cualificada para cubrirlo”.

Eficiencia energéticaEficiencia energética

Las empresas son más conscientes de que la eficiencia de costes va cada vez más vinculada a la eficiencia energética, por lo que, según Knoppen, “tendrán todas ellas que tomarse más en serio la cuestión de la huella de carbono”. Además, añade, “este tema está relacionado con la legislación internacional que hay cada vez más estricta y con el enfoque closed loop supply chain, que busca evitar, reducir y reutilizar basura –los países miembro de la Unión Europea generan dos millones de toneladas de basura al año–”.

Economía colaborativa

La tecnología también permite poner en contacto a empresas con intereses comunes. De ahí que Àlex Grasas prevé que:

“En poco tiempo vamos a ver empresas colaborando o compartiendo recursos o ciertas funciones del negocio, entre ellas, las relacionadas con las operaciones y la cadena de suministro”.

Grasas pone el siguiente ejemplo: “Si dos marcas, aunque compitan entre ellas, tienen que servir a la misma red de tiendas, posiblemente se pongan de acuerdo y envíen sus productos utilizando los mismos vehículos y, de esta manera, ahorrar costes de distribución.

Deja un comentario