/* ]]> */
May 242016
 

¿Qué debe tener en cuenta un emprendedor en materia de reportes financieros?

Felipe Jánica es profesor visitante de EADA en el área de Estrategia, Liderazgo y Personas, además de socio en Colombia de la auditoría EY.

Felipe Jánica es profesor visitante de EADA en el área de Estrategia, Liderazgo y Personas, además de socio en Colombia de la auditoría EY.

Tener un entendimiento general pero a la vez profundo del estado financiero de una empresa resulta más útil de lo que nos podemos imaginar. Si bien es cierto que la salud financiera de las compañías depende de las decisiones que hayan tomado los administradores y/o emprendedores, los reportes financieros son, en gran parte, la materia prima para las solicitudes de crédito. De hecho, la forma menos costosa de financiarse es a través de la banca. Por ello, es necesario que el administrador o emprendedor sepa explicar la salud financiera que se evidencia con los estados financieros.

En este sentido, un buen emprendedor o administrador debe comprender lo que le dicen sus cifras, no sólo para la toma de decisiones sino también para “poder pasar al tablero”, es decir, para convencer a los bancos de que su negocio realmente tiene futuro. Esta es una de las actividades que los administradores o emprendedores no pueden delegar, por dos razones: porque nadie conoce mejor que ellos un negocio y los resultados y, también, porque en muchas ocasiones no se tienen en cuenta los costes que comporta llevar la contabilidad al día.

El entendimiento de las cifras financieras le da a los administradores y emprendedores elementos de juicio que son determinantes para tomar decisiones estratégicas. Es por eso que un buen administrador o emprendedor debe conocer de primera mano las cifras y, además, interpretarlas y saber cómo se conformaron. Para ello, hay que tener en cuenta varios aspectos relacionados con la contabilidad y cómo esta va alineada con la estrategia de las compañías:

1.- No se necesita ser contable para entender de contabilidad. El administrador o emprendedor debe dejar de lado los mitos urbanos acerca de la contabilidad y los impuestos. Confieso que en efecto hay muchas normas contables y reglas tributarias, que entenderlas todas podrían desenfocar al administrador o emprendedor en lo que realmente es importante: las ventas y el negocio. La contabilidad es muy sencilla. Para los ingenieros y cualquier profesional que haya incluido un conocimiento elemental de las matemáticas, lo que deben tener claro es que la esencia de la contabilidad es la ecuación contable –se trata de una ecuación simple donde el activo debe ser igual al pasivo más el patrimonio–. En palabras sencillas, cada transacción debe estar registrada contablemente con una partida doble, es decir aquella que iguale o que balancee el registro contable. En todo caso, conviene saber que en el mercado hay muchos programas contables a precios asequibles y que hacen un cálculo muy preciso y detallado a las pymes. Lo realmente importante es que los administradores y emprendedores comprendan que las políticas contables deben ajustarse a la estrategia de las compañías y no la estrategia a las políticas contables.

Cada transacción debe estar registrada contablemente con una partida doble, es decir aquella que iguale o que balancee el registro contable

Según Jánica, es fundamental que el emprendedor conozca de primera mano las cifras de su negocio y sepa interpretarlas.

Según Jánica, es fundamental que el emprendedor conozca de primera mano las cifras de su negocio y sepa interpretarlas.

2.- Comprender los impuestos. Aquí lo importante no es solo evitar sanciones sino que uno de los principales accionistas de las compañías es el estado. Para ello es necesario que no se escatimen esfuerzos en contratar un servicio de contabilidad e impuestos. Éste se puede externalizar (BPO o outsourcing) o se puede confiar en un buen contador con conocimientos de impuestos. Mi recomendación es que no ahorre en este asunto. Recuerde que lo barato sale caro.

3.- La contabilidad está intensamente ligada con los impuestos. Hasta hace un par de años la contabilidad incluso era parte integrante de las declaraciones tributarias, pues era fuente probatoria para temas impositivos. Hoy en día lo sigue siendo, pero se debe tener en cuenta que las compañías en Colombia están o han migrado a Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF o IFRS por sus siglas en inglés). De ahora en adelante, la contabilidad será de doble propósito: una para temas impositivos y otra para reflejar la realidad económica de los negocios.

4.-Lo que debe conocer de las Normas Internacionales de Información Financiera. Es necesario conocer de qué se trata la contabilidad bajo NIIF, sobre todo para aclarar todos los mitos que se han suscitado alrededor de la convergencia contable a estos estándares internacionales. El primero de ellos es que las NIIF aplicables a las pymes, que también lo son para start-ups, son muy diferentes a las NIIF que aplican las compañías públicas –compañías que cotizan sus acciones en el mercado público de valores– o grandes multinacionales. Lo segundo que hay que tener claro es que las NIIF que se aplican en los países, no necesariamente son las mismas que han sido aprobadas por el IASB (Consejo de emisión de NIIF con sede en Londres). En países sudamericanos se aplican normas contables aceptadas localmente, que si bien están basadas en NIIF, no lo son completamente. Lo tercero es que el emprendedor o administrador debe tener claro que si bien se necesita ayuda de profesionales idóneos en temas contables, esta ayuda debe estar hecha a la medida de las necesidades de cada compañía. Son los administradores y emprendedores los que deben entender realmente de qué se trata esta contabilidad internacional en la que se ha embarcado el mudo entero excepto los EE.UU.

Post escrito por Felipe Jánica, profesor visitante de EADA en el área de Estrategia, Liderazgo y Personas y socio  de la auditoría EY en Colombia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: