/* ]]> */
Dic 032015
 

Jordi Costa: “¿Aún podemos negociar?”

Jordi Costa es director de los programas de Admisión de Personal, Relaciones Laborales Estratégicas y Compensación Integral de EADA.

Jordi Costa es director de los programas de Admisión de Personal, Relaciones Laborales Estratégicas y Compensación Integral de EADA.

Los negociadores pueden desplegar estrategias de reclamación o de creación de valor. Dentro de las primeras, es conocida la técnica del salami, pedir loncha a loncha hasta obtenerlo entero. Era el peix al cove de Pujol. La crisis económica, disturbios como los del Parlament en el 2011, la Diada del 2012 llevaron al Govern catalán a variar su estrategia. Exigió un pacto fiscal, y en caso negativo, el inicio de un proceso de independencia.

El no de Madrid llevó a la Generalitat a ir quemando etapas hasta la reciente desconexión. El enconamiento de ambas partes ha roto los puentes, cualquier negociación, de manera que cada uno ha optado por su supuesta mejor alternativa. El Govern, apoyado por una mayoría parlamentaria, pretende llegar a la independencia real mientras el Goberino central utilizará todas las instituciones del Estado en sentido contrario. Que cada cual piense quién tiene mayor poder ejerciendo su alternativa.

No hay que olvidar que tanto uno como otro no negocian en su nombre, sino que lo hacen en representación de los ciudadanos. Rajoy sabe del profundo descontento catalán y las aspiraciones independentistas. Mas es consciente de que un 50% no aboga por la ruptura. Si las partes quisieran regresar a la negociación, con los puentes destruidos, las técnicas del salami y la reclamación de valor ya no van a funcionar y, si lo hacen, sería para alcanzar un acuerdo, en términos que Josep Pla tildaría de “vuelo gallináceo”. Hay que recomponer los puentes.

Se tendría que convertir este momento de crisis institucional en una oportunidad y sustituir la estrategia de la reclamación de valor por la creación de valor

Para ello, y esto es extensible a todas las negociaciones, hay que ver a los otros como personas, no como unionistas o separatistas. Segundo, tendrían que convertir este momento de crisis institucional en una oportunidad y sustituir la estrategia de la reclamación de valor por la creación de valor, con los objetivos siguientes: por un lado, profundizar en los indudables intereses comunes entre Estado central y autonómico y, por otro, explorar creativamente los intereses privados de cada parte y llegar a acuerdos que faciliten que cada uno de los ciudadanos pueda desplegar sus potencialidades.

No va a ser fácil, pero la talla de las sociedades y sus gobernantes se demuestra en momentos como este.

Publicado en ‘La Vanguardia’
3 de diciembre de 2015
Kantar-Media

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: