Dic 022015
 

El reto de EADA: Superar la tonelada de alimentos

En la recepción de EADA hay una caja habilitada para la recogida de alimentos.

En la recepción de EADA hay una caja habilitada para la recogida de alimentos.

Como cada año por estas fechas, EADA se suma a la iniciativa de Banc dels Aliments para recuperar los excedentes alimentarios y distribuirlos entre las entidades locales con el fin de hacerlos llegar a las personas necesitadas. De ello se encarga desde hace años esta organización sin ánimo de lucro que pretende asegurar el acceso a alimentos básicos a personas con pocos recursos económicos y en riesgo de exclusión social.

Por este motivo, durante todo este mes de diciembre dejaremos en la recepción de EADA una caja donde cualquier persona podrá depositar alimentos no perecederos excepto aquellos con envases de cristal. El objetivo es superar los 1.000 kilos de alimentos recolectados el año pasado y ayudar a muchas más familias necesitadas.

Comprometidos con las acciones sociales

Esta es una de las muchas acciones sociales en las que participa EADA, fiel a su compromiso de cooperar con entidades que ayudan a colectivos desfavorecidos y de sensibilizar a la sociedad sobre temas sociales y medioambientales. Así, por ejemplo, la escuela de negocios ha colaborado con la American School de Barcelona y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) en el proyecto Comidart cuyo objetivo es apoyar la escolarización de niños en extrema pobreza y recaudar fondos para su correcta alimentación.

Aparte de la colaboración con 'Banc d'Aliments', EADA participa en varias acciones sociales a favor de los colectivos más desfavorecidos.

Aparte de la colaboración con ‘Banc d’Aliments’, EADA participa en varias acciones sociales a favor de los colectivos más desfavorecidos.

Cabe destacar también el Proyecto Teaming, en el que cada empleado de EADA destina parte de su salario a una causa social. Por ejemplo, el año pasado la recaudación acumulada fue para el Grup Esperança, una entidad constituida por voluntarios que por las noches distribuyen comida, bebida, ropa y afecto a personas sin techo.

Todas estas acciones sociales se complementan con iniciativas como la recogida de gafas para ayudar a niños con pocos recursos, la participación en la “Cursa de la Dona” de la Asociación Española Contra el Cáncer o la cesión de las aulas para entidades que forman a personas con disminución psíquica y física.

Deja un comentario

/* ]]> */