Feb 262015
 

La sucesión gerencial: El caso de éxito de Grupo Villar Mir

Eric Viardot es director del Global Innovation Management Centre de EADA y profesor de Estrategia Corporativa y Marketing.

Eric Viardot es director del Global Innovation Management Centre de EADA y profesor de Estrategia Corporativa y Marketing.

La reciente fusión de Ferroatlántica con Globe Specialty Metal, una empresa norteamericana que cotiza en la bolsa de Nueva York y que ha convertido esta división del Grupo Villar Mir en un gigante del sector del silicio, ilustra perfectamente uno de los principios para tener éxito a largo plazo: la planificación y la transmisión del poder ejecutivo. El Grupo Villar Mir, creado en 1987, es hoy en día una de las mayores empresas españolas. Su fundador, Juan Miguel Villar Mir, de 83 años y una de las mayores fortunas de España, desde hace tiempo está preparando la sucesión en la compañía. En concreto, ha traspasado la gestión de varias entidades del grupo a gerentes externos.

Los principales responsables del fracaso de muchas empresas siguen siendo los fundadores, que se consideran imprescindibles y no están dispuestos a planificar el relevo generacional de su negocio

En todo caso, es un proceso de transición lento, reflexionado y con una gestión eficacia, como lo demuestra la fusión de Ferroatlántica. Sin duda, es un caso ejemplar, aunque en la realidad no todas las organizaciones hacen un relevo generacional tan bien planificado.

En mi último libro Los principios exitosos de la Dirección de Empresas (*), he analizado cómo estas firmas sostenibles logran tener éxito en el mundo de los negocios de forma continuada pero, al mismo tiempo, por qué tantas otras fracasan poco tiempo después de la desaparición de su fundador. En este último caso, la principal responsabilidad la tienen los propios fundadores, muchos de los cuales se consideran indispensables y no quieren planificar el relevo generacional de su negocio. En la mayoría de casos, todos ellos dan por hecho que los posibles sucesores no están listos para asumir la responsabilidad de la empresa.

En consecuencia, cuando el fundador de una compañía muere, ejecutivos que están desinformados acerca de la gestión de la misma toman decisiones azarosas e irreparables.

Empresas sostenibles, empresarios ejemplares

El último libro que ha publicado Viuardot se titula 'Los principios exitosos de la dirección de empresas'.

La cuestión del relevo generacional en la empresa se aborda en el último libro que ha publicado Viuardot: ‘Los principios exitosos de la dirección de empresas’.

Por el contrario, las compañías que son sostenibles en el tiempo son aquellas cuyos fundadores consiguieron superar con éxito estos difíciles obstáculos de la primera transmisión de poder. Estos gerentes ejemplares, como es el caso de Juan Miguel Villar Mir, fueron lo suficientemente sabios como para asumir que no eran eternos debían preparar su sucesión con tiempo, y no a última hora, de manera precipitada.

En este sentido, considero muy acertado aquel viejo proverbio alemán que decía: “Es mejor tener una discusión a sangre fría acerca de mi sucesión mientras yo sigo caliente, que tenerla bajo el fuego cuando yo ya esté frío”.

Pero estos empresarios ejemplares no sólo saben retirarse a tiempo sino que además tienen la habilidad de identificar por adelantado a potenciales candidatos para sucederlos, a quienes entrenan dentro de la realidad y la complejidad del negocio. Igual que Juan Miguel Villar Mir, algunos fundadores deciden desde un primer momento traspasar la gestión de la organización a un profesional que no sea miembro de su familia, elegido por sus competencias para el desarrollo de la compañía. Todo esto ayuda a evitar el desastre que se puede generar con las batallas por la sucesión entre los potenciales pretendientes si no se identifica un sucesor claro.

En muchas ocasiones es un acierto traspasar la gestión de la compañía a un profesional que no sea miembro de la familia

En conclusión, para garantizar la viabilidad de la empresa en el futuro es necesario que los fundadores se preocupen por su reemplazo mientras todavía ejercen su cargo. Y resulta absolutamente esencial cuando el paso de la antorcha no se va a producir entre miembros de la familia, sino entre gerentes profesionales. Compañías sostenibles, cuyos ciclos de vida pueden abarcar más de cien años, manejan a la perfección este proceso de cambio gerencial. Es un factor imprescindible de su éxito.

(*) Los principios exitosos de la dirección de empresas. Cómo tener éxito en el mundo de los negocios de forma continuada. (Profit Editorial).

Más información aquí

Por: Eric Viardot

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: