Nov 242014
 


Franc Ponti,
Profesor del Global Innovation Management Center de EADA

Franc Ponti explica que los conflictos pueden ser positivos si se gestionan bien.

Franc Ponti es experto en innovación.

Por doquier hay conflictos conyugales, laborales, entre empresas, entre países… Seguramente es imposible evitarlos, y es bueno que sea así. Porque el conflicto, en sí, no es malo. No podemos pensar de la misma manera ni estar de acuerdo en todo. La vida sería demasiado aburrida y predecible.

Los conflictos pueden ser positivos si se gestionan bien y se integran de manera que las partes implicadas encuentren una solución. Pero sabemos que esto no es fácil. Los humanos tenemos problemas cuando plantamos cara a los conflictos. Nuestro cerebro, a menudo, se deja llevar por las emociones. Es el famoso “secuestro amigdalar” del que nos hablaba Daniel Goleman, el célebre difusor del concepto de inteligencia emocional. Las amígdalas cortocircuitan la capacidad de la corteza cerebral prefrontal para pensar de forma razonada y tranquila y nos transforman en seres demasiado vehementes, arrogantes y agresivos.

Si recibimos un correo electrónico maleducado de un compañero donde nos critica, con copia al jefe, inmediatamente se activan los circuitos neuronales que, capitaneados por las amígdalas, logran a menudo que perdamos el control y que respondamos al correo con todavía más agresividad. Contrariamente a buscar soluciones o apaciguarnos, hemos logrado aumentar la brecha que nos separa. ¿Quién dice que el compañero no va a contraatacar ahora de manera más feroz, aumentando la dimensión del conflicto?

Si aceptamos que el conflicto existe pero nos calmamos y reflexionamos, ayudaremos a nuestro sistema emocional a encontrar una salida sosegada y pacífica

Según Ponti, cualquier conflicto puede tener una solución siempre que se busque el consenso que beneficie a las partes implicadas.

Según Ponti, cualquier conflicto puede tener una solución siempre que se busque un consenso que beneficie a las partes implicadas.

¿Cómo manejar estas situaciones de forma correcta? Hay una frase budista que puede ayudarnos: “lo que resistes persiste y lo que aceptas se transforma”. La resistencia a secas hace que el conflicto permanezca vivo y que queramos intentar ganar a la otra parte a través de la fuerza y el enfrentamiento. Si aceptamos que el conflicto existe pero nos calmamos y reflexionamos, ayudaremos a nuestro sistema emocional a encontrar una salida sosegada y pacífica.

En primer lugar, no respondamos al correo de forma inmediata. Respiremos profundamente y recuperemos la calma. Después, escribamos una respuesta de forma lenta y meditada, buscando las palabras más adecuadas. Es interesante dejar leer a alguien más el correo, para que nos aconseje sobre el uso de determinados términos y nos diga si estamos haciendo bien. Una vez finalizamos la redacción, hay que leer el texto con la mayor objetividad posible, hacer los cambios necesarios y, sólo entonces, enviarlo. Habremos respondido, no sólo reaccionado al correo inicial. La reacción es meramente emocional, la respuesta incluye una reelaboración cognitiva de orden superior.

Políticos y empresarios deberían hacer cursos acelerados de conflictología, pues hay que saber negociar y resolver conflictos para que todas las partes puedan salir beneficiadas

En los tiempos que corren, deberíamos reforzar nuestras habilidades para gestionar los conflictos. No podemos permitirnos disputas ni peleas ciegas en las que todos perdemos. Políticos y empresarios deberían hacer cursos acelerados de conflictología. El panorama que nos ofrecen es simplemente lamentable. La realidad no se construye desde una única posición. Hay que negociar y resolver conflictos con mentalidad de abundancia para que todos podamos salir beneficiados.

Cada vez que tengamos problemas con alguien es necesario respirar profundamente, cerrar los ojos y repetir un par de veces: “lo que resiste persiste, lo que aceptas se transforma”. Aprendamos a aceptar.

Publicado en ‘Diari de Tarragona’
16 de novembre de 2014
Kantar-Media

Deja un comentario