Oct 072014
 

Presidente Fundación EADA

David Parcerisas,
Fundación EADA

Hace unos meses, cuatro jóvenes malagueños estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas pusieron en marcha la web www.despilfarropublico.com, un espacio donde muchos ciudadanos han denunciado un sinfín de barbaridades en la gestión del dinero público. La combinación del sistema político y el boom inmobiliario, la liberalización del suelo y la potestad de ayuntamientos y entes locales para otorgar licencias y recalificar terrenos es lo que explica, en parte, esta situación. Además, debe añadirse un ansia desmedida de imitar al famoso “Tio Gilito”, pues se junta un entorno propicio con una codicia ilimitada. ¡Una mezcla explosiva!

Según los datos recogidos en esta web, la suma del dinero gastado en estos últimos años en obras grandilocuentes que no tienen ningún sentido alcanza ya los 19.138.127.527 euros, una cifra relevante que obliga a hacer varias reflexiones para saber qué nos ha pasado. Si pensamos que las organizaciones sociales están solicitando 50 € al mes para atender la beca comedor de un niño, constatamos que con 500 € podríamos financiar la beca comedor de un niño durante los 10 meses de un año escolar. En consecuencia, con el dinero del despilfarro podíamos haber ayudado a que tuviesen una beca comedor durante todo el año la nada despreciable cantidad de 3.827.625 niños!!!

Estos datos ponen de manifiesto cómo las prioridades de las administraciones están más en los bolsillos de los administradores que no en la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos.

Los que hemos dedicado una vida profesional al sector educativo debemos tener muy claro cual es el modelo de persona que queremos ayudar a crecer.

¿Queremos formar administradores que construyan nuevos aeropuertos sin aviones? ¿Queremos que nuestros antiguos alumnos sean famosos y ricos aunque para ello hayan pisoteado a los que tenían en su camino? ¿No nos importa que los niños no hagan una comida equilibrada al día, si a cambio podemos ir en limusina?

Me gustaría acabar este artículo citando el opúsculo titulado Time for B-schools to Teach Spirituality que me ha enviado el decano de la SPJain Institute of Management & Research de Mumbay, en la India, en el que leo: “…all human beings are born with potentialities for noble,selfless responses,given the appropiate context.The aim of education is to introduce intrinsec motivation to drive such responses”.

¡Que suerte! Veo que no he perdido el tiempo.

Editorial de la revista EADAView 24, abril 2014

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: