Ago 192014
 


ACC1Ó y EADA ayudan a emprendedores de empresas de base tecnológica a desarrollar un ‘business plan’

Los cinco estudiantes de EADA que han participado en el proyecto myStone, fotografiados recientemente en la sede de la escuela en Barcelona.

Los cinco estudiantes de EADA que han participado en el proyecto myStone, fotografiados recientemente en la sede de la escuela en Barcelona.


English version

Son muchos los proyectos empresariales de base tecnológica que se quedan guardados en un cajón a la espera de que algún día puedan convertirse en start-ups. El principal obstáculo no es la idea de negocio, pues en la mayoría de casos se trata de proyectos realmente innovadores que pueden suponer un avance significativo en el campo de la ciencia, sino la carencia de conocimientos que tienen muchos emprendedores para desarrollar un business plan que asegure la viabilidad de la iniciativa empresarial.

Para desencallar esta situación EADA, a través de su Centro de Emprendedores, colabora desde hace cuatro años con ACC1Ó –la agencia de la Generalitat de Catalunya creada para mejorar el apoyo estratégico y potenciar la competitividad del tejido empresarial catalán– con el objetivo de convertir varias líneas de investigación en proyectos empresariales reales. Fruto de esta colaboración es el Programa MAP (Market Assessment Program), gracias al cual participantes del International Master in Management y de MBA/EMBA de EADA tienen la oportunidad de hacer un business plan de proyectos innovadores impulsados por los centros de investigación asociados a ACC1Ó como trabajo final de master.

Una experiencia única

Según Manuel Marín, director del Centro de Emprendedores de EADA, “todos ellos viven una experiencia única, pues por primera vez se enfrentan a científicos e ingenieros, químicos e investigadores con años de experiencia técnica que les superan en edad”. Efectivamente, se trata de jóvenes de entre 25 y 28 años, la mayoría procedentes de países de Europa y de América Latina que, como apunta Marín, “tras su año académico en EADA experimentan la sensación de estar acometiendo su primer proyecto de consultoría serio y real”.

Los estudiantes de EADA que dedican en su proyecto final desarrollan un business plan de un proyecto de nueva empresa de base tecnológica experimentan la sensación de estar acometiendo su primer trabajo de consultoría serio y real

Cada equipo, formado por cinco participantes de diferentes masters, se involucra durante seis meses en un proyecto concreto. Para ello cuentan con un consultor académico de EADA que, como si de un coach se tratase, les guía pero dejándoles hacer, les orienta pero sin resolverles los problemas que deben solucionar. Además, desde un primer momento trabajan con el emprendedor del proyecto, cuya aportación es crucial para que los estudiantes puedan plasmar en el business plan su idea de negocio. Cuentan también con un coordinador de ACC1Ó, que representa al emprendedor y debe asegurarse que sus aportaciones sean las adecuadas para el mejor fin del proyecto.

MyStone, uno de los proyectos de final de master

Imagen de todo el equipo que ha trabajado en el proyecto de myStone: estudiantes, consultor de EADA, coordinador de ACC1Ó y emprendedores.

Imagen de todo el equipo que ha trabajado en el proyecto de myStone: estudiantes, consultor de EADA, coordinador de ACC1Ó y emprendedores.

Durante estos cuatro años los participantes de los masters de EADA han trabajado en 36 proyectos innovadores que hoy en día son start-ups de base tecnológica. Tan sólo este año 2014 han trabajado en 8 líneas de investigación.

Uno de estos proyectos es myStone, que se gestó en el Centre de Visió per Computador (CVC) de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y en el que cinco estudiantes de EADA, conocidos con el nombre de GroW Us, llevan trabajando desde principios de año.

El proyecto consiste en un dispositivo médico diseñado para el análisis de cálculos renales que permitirá a los urólogos obtener una información más completa para proporcionar el mejor diagnóstico, en menos tiempo que los métodos habituales y permitiendo análisis in situ, algo no disponible actualmente. Es un dispositivo capaz de fotografiar los cálculos renales, reconocerlos, clasificarlos y generar un informe específico para cada paciente. Aparte, el informe incluye recomendaciones de dieta, de complementos dietéticos y ofrece a los urólogos recomendaciones de tratamiento y control de la enfermedad para cada caso.

Este proyecto está liderado por el emprendedor Fran Blanco, quien reconoce que “aunque la iniciativa partía de una idea innovadora no contemplaba su explotación comercial”. Con la intención de cubrir sus carencias en el ámbito comercial y financiero, presentó el proyecto al Programa MAP. La valoración que hace del trabajo realizado por GroW Us es muy positiva, “pues ha proporcionado un estudio de mercado más amplio que el realizado previamente por myStone, de manera muy estructurada y productiva”. Y añade: “Los estudiantes de EADA se han implicado plenamente en la búsqueda activa de información sobre el dispositivo y la patología de la litiasis renal. Además, han propuesto interesantes alternativas en cuanto a canales de comunicación y distribución del producto, posibles vías de explotación del mismo y potenciales alianzas para su comercialización”.

Los estudiantes que se han involucrado durante seis meses en el proyecto científico de myStone coinciden en que ha sido una oportunidad para desarrollar todas las fases de un plan de negocio a partir de un caso real, resolviendo problemas técnicos que iban surgiendo bajo presión y a contrarreloj

Por su parte, los estudiantes también se muestran muy satisfechos con la experiencia. Así, por ejemplo, Ida Grad y Larissa Schaade, ambas de Alemania, valoran el hecho de “haber trabajado en un proyecto real de start-up, ya que la mayoría de nosotros nos planteamos emprender nuestro propio negocio en el futuro”. En la misma línea, Lucas Roos, de Países Bajos, afirma que “trabajar en este proyecto no sólo nos permitió empezar de cero un plan de negocio y desarrollarlo en todas sus fases sino también disponer de absoluta libertad para plantear soluciones”. Además, como apunta Martín Raygoza, de México, “aprendimos que tener el equipo adecuado, formado por personas con diferentes backgrounds y experiencias que se complementan, es crucial, sobre todo cuando se trabaja bajo presión y a contrarreloj”.

Por último, Nikolaos Sarafidis, de Grecia, considera que “el proyecto final de master ha contribuido al desarrollo de nuestra carrera profesional porque hemos podido aplicar nuestros conocimientos teóricos en la vida real, haciéndonos una idea de la complejidad de los problemas que deberemos resolver cuando pongamos en marcha nuestros propios negocios”.

Deja un comentario