Abr 112014
 

Luis Torras

Profesor Luis Torras Head Business Policy Department

La economía informal no ha dejado de crecer en las últimas décadas, a pesar de las predicciones contrarias de los expertos. Existen una serie de factores que pueden explicar su incesante crecimiento en la mayoría de países y sectores. Tanto en los países con una tasa baja de crecimiento como en los países que han seguido un crecimiento basado en la inversión intensiva en capital, no se han creado suficientes puestos de trabajo para una población creciente que ha buscado la manera de subsistir creando su propio trabajo en la economía informal.

El crecimiento basado en altas tecnologías potencia los trabajos de alta cualificación en los servicios y de baja cualificación en el sector manufacturero. En este contexto las personas con bajas cualificaciones o encuentran trabajos cada vez peor pagados en el sector manufacturero o se incorporan al trabajo en el sector informal. Otro factor de crecimiento de la economía informal es el relacionado con las crisis del 2008 y la consiguiente restructuración de las economías formales. Cuando las instituciones gubernamentales y las empresas privadas reducen salarios, pensiones, eliminan pagas extra, disminuyen servicios y actividades económicas y reducen personal, éste, a menudo, se desplaza a la economía informal para tener una fuente de ingresos o para complementar los ingresos.

En la actualidad el patio trasero de la economía industrial está repleto de refugiados económicos expulsados de la economía formal por la crisis. Se calcula que una quinta parte de la masa laboral de los U.S.A. trabaja a tiempo parcial porque no han podido encontrar un trabajo a tiempo completo y que el número de profesionales que trabajan a tiempo completo como profesionales independientes para evitarse el pago de la seguridad social y pensiones supera los 3,5 millones. La crisis y la reducción del sistema del bienestar ha arrastrado a la economía informal a miles de pensionistas europeos que no pueden hacer frente a sus necesidades y que deben ayudar a sus hijos en el paro cuando, en épocas de bonanza, eran éstos los que les ayudaban a llegar a final de mes. Es el caso de Michele, copropietaria de una antigua explotación agrícola con una jubilación de 680 Euros que sobrevive gracias a los 200 Euros adicionales que obtiene gracias a cinco horas de trabajos de limpieza y jardinería que efectúa en casa de algunos vecinos. O el caso de Philippe, electromecánico jubilado, con una pensión de 800 euros y con dos hijos en casa, uno con trabajo y el segundo en paro. Los 300 euros mensuales gracias a trabajos de bricolaje le permiten completar su pensión. Los empresarios no son ajenos a este incremento. A menudo se aprovechan de esta situación ofreciendo trabajos en negro. Propietarios y asalariados se ponen de acuerdo para declarar únicamente una parte de las horas trabajadas .

La globalización es otro de los grandes animadores de la economía informal al presionar a los trabajadores poco cualificados y a las pequeñas empresas que no tienen la posibilidad de competir. La globalización favorece a las grandes empresas que tienen los recursos necesarios para desplazarse de un mercado geográfico a otro. Los trabajadores poco cualificados no tienen esta movilidad. La restructuración de la cadena de suministros se ha caracterizado por la externalización y subcontratación de muchas de sus actividades a empresas de la economía informal. Pero el crecimiento en la economía informal no es únicamente consecuencia de políticas de crecimiento erróneas. La economía informal forma parte de la parte baja de la pirámide –la más poblada y con una tasa más alta de crecimiento demográfico– formada por microempresas con un dinamismo y una capacidad de crear empleo superior a la del sector formal.

El caso de Villa El Salvador, uno de los cuatro distritos que integran el cono sur de Lima Metropolitana es un claro ejemplo. Villa El Salvador, inicialmente lo que en Perú se denomina un pueblo joven, surgió de la nada a partir de la inmigración rural que dejaba el campo por el sueño de instalarse en la ciudad para encontrar trabajo. Los campesinos se asentaban en las peladas laderas de las colinas que rodean Lima sin ningún tipo de infraestructura, sólo unos cuantos cartones y placas metálicas para construirse un cobertizo. Villa El Salvador fue creciendo y desarrollando unas mínimas infraestructuras para acabar siendo un motor de la industria del mueble, uno de los mayores referentes de desarrollo económico y social en el Perú . Las actividades económicas de Villa El Salvador se concentran en su Parque Industrial. Una de las actividades más importantes (30%) es la carpintería que emplea al 38% de la mano de obra del parque. Cada empresa tiene un promedio de 6 empleados (empresario, familiares, empleados). El 91% de los trabajadores residen en el distrito, el 56% de la producción se comercializa directamente en el mercado local a donde vienen los limeños a adquirir muebles de buena calidad y mucho más baratos que en los comercios de la capital. Las grandes multinacionales también facilitan el crecimiento de la economía informal.

Uno de los casos más emblemáticos es el de Hisdustán Lever, la filial india de Unilever, multinacional anglo holandesa especializada en la producción, distribución y venta de alimentos y productos de cuidado personal y del hogar. Hindustán Lever tiene sus orígenes en las primeras inversiones de Unilever en India en los años 30 del siglo XX. La empresa es percibida en India como una empresa local con una sólida misión orientada a ofrecer “los más altos estándares de comportamiento organizativo hacia nuestros empleados, clientes y a la sociedad en la que vivimos” . Desde sus orígenes la empresa había desarrollado proyectos para el desarrollo rural, la educación, la salud, el bienestar de la comunidad, entre otros. En los años 90, Hindustán Lever lanzó un ambicioso proyecto para penetrar en los mercados rurales y estimular una nueva demanda en la base de la pirámide creando un ciclo auto sostenido de crecimiento a través del crecimiento de la población. Se trataba de crear un nuevo canal en el sector informal a través de grupos de auto-ayuda compuestos de mujeres que podían financiar las compras de productos gracias a los microcréditos y que las vendían casa por casa en sus comunidades. Pero la parte más importante del pastel informal tiene raíces que impregnan todo el subsuelo económico, muchas de ellas íntimamente ligadas a grandes organizaciones de la economía formal. La ironía es que la globalización ha unido definitivamente la economía formal con la informal.

La competencia global empuja a nuestras multinacionales a sustituir los trabajadores con contratos legales por acuerdos informales sin garantías de percibir el salario mínimo, de continuidad, seguridad o algún otro tipo de beneficios, y a la creación de unidades de producción informales en la que los trabajadores dejan de tener ningún tipo de derecho, trabajando a destajo en condiciones, a menudo, infrahumanas. Los escándalos de Inditex en los países en vías de desarrollo son producto de su obvia imbricación con la economía informal y su falta de capacidad o voluntad de solucionarlos.

A nuestros políticos les cuesta admitir que la economía informal es una parte fundamental de nuestro sistema económico. Nuestra prensa no se cansa de insistir que la mayor parte de nuestra economía informal es producto de la actividad de los inmigrantes ilegales que obtienen los trabajos gracias a la solidaridad social de sus grupos étnicos y de diferentes colectivos, pero nunca nos paramos a contar el número de españoles que sobreviven gracias a la economía informal. Existe en la sociedad occidental una resistencia a aceptar que la gente pobre trabaja mucho más que el resto de la sociedad. Ello forma parte del estigma que supone ser pobre en nuestra sociedad.

7- “Le Parisien”, 25/3/2013. Le travail au noir, bouée de secours des retraités. 8- Brañez Vilchez, M. (2008) Diagnóstico de Empleo de Calidad de las MYPES del sector maderero de Villa El Salvador y Villa María del Triunfo. Villa El Salvador, Programa Urbano. Desco. 9- Amann, W. Ionescu-Somers, A. Hindustán Lever: Leaping a Millenium. IMD Business School, 2005.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: