Mar 122014
 

Luis Torras

Luis Torras “Head Business Policy Department”

En estos momentos en que las estadísticas nos abruman con sus alarmantes cifras y los políticos se las ven y se las desean para sacar alguna conclusión positiva sobre el estado de nuestra economía, existe otra economía llamada, por unos, informal, por otros sumergida, y que en los países emergentes también se la conoce como la economía D .

La economía informal se mueve en contornos difusos, en los límites externos del entorno legal, pero está íntimamente intrincada en la actividad económica del resto de la sociedad. Es una economía denostada por políticos, economistas y empresarios que dedican mucho más tiempo a denigrarla que a estudiarla.

La economía informal es una economía que existe en todos los países en vías de desarrollo –entre un 40% y un 60% de toda la actividad económica– y en los países desarrollados. En España se calcula que supone entre el 20% y el 25% del PIB. Es una actividad económica que no intentamos resaltar, a pesar de su importancia, por las connotaciones negativas que tiene y porque todos, aunque no lo reconozcamos, nos beneficiamos en mayor o menor dosis de ella. Pero no somos los únicos en echarnos las manos a la cabeza y culpar a la economía informal de la dificultad de cuadrar nuestras cuentas. En todos los países desarrollados existe una importante actividad económica informal. Hasta en la puritana Suiza se calcula que la economía informal supone más de 35.000 millones anuales .

El problema de la economía informal es que, a menudo, se la mete en el mismo saco que la economía ilegal, como el narcotráfico, el comercio de personas, órganos, armas. Tanto la vendedora de pho, la típica sopa vietnamita, en los mercados de Saigón, el vendedor de paraguas en las calles de Nueva York, el reparador de pinchazos de neumáticos de motos en las calles de Lagos o, el vendedor de abalorios en los paseos marítimos de las poblaciones de la costa catalana son catalogados en el mismo marco moral que los narcotraficantes o los traficanteS de mujeres de Europa del Este que las prostituyen en burdeles a lo largo y ancho de la geografía española, todos ellos actúan fuera de la ley.

Esta conexión ha producido que buena parte de la sociedad perciba todas estas actividades como pertenecientes al mismo marco moral, compartiendo los mismos principios, valores y objetivos, aunque no exista ninguna evidencia empírica que lo corrobore.

Sin embargo, existe una gran diferencia, la economía ilegal se caracteriza por la producción y comercialización de productos y servicios definidos en un lugar y tiempo concreto como ilícitos. La economía informal produce y distribuye productos lícitos .

1- El término de economía D viene del verbo francés “se debrouiller”. El sustantivo “debrouillard” define a una persona emprendedora, activa, incansable, que sabe salir de situaciones complicadas y organizarse por su cuenta y riesgo, a menudo al margen de la legalidad.
2- www.Swissinfo.com.
3- Portes, A. (1994) The Informal Economy. The Handbook of Economic Sociology. Princeton University Press, N.J.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: