Ene 182014
 

Del reportaje EADAView 23: Incubando y acelerando emprendedores

http://www.sxc.hu/photo/1156284Para lograr que un proyecto se convierta en realidad, lo que se conoce como una start-up (una empresa de nueva creación), debe darse una confluencia de factores que pasan por:

Primero: la personalidad y la preparación de los emprendedores, su actitud, su background y su expertise en el tema del que se trate.

Segundo: tener una idea que, aun no siendo necesariamente muy buena, sea novedosa y venga sustentada por un modelo de negocio imbatible.

Tercero: aceptar que el modelo de negocio va a ser batido en cuanto llegue al mercado y se tendrá que cambiar, por lo que hay que tener elasticidad para adaptarse al mercado.

Cuarto: mantener la determinación para seguir adelante a pesar de los fracasos y reveses.

Y quinto: desenvolverse en una atmósfera de posibilidades adecuadas de financiamiento (es un error creer que se puede emprender con poco dinero), siendo crucial encontrar la mínima financiación necesaria y en el momento adecuado. Los expertos recomiendan buscar financiación “en primer lugar, en el entorno más cercano -nuestros bolsillos, nuestra familia y nuestros amigos- y en instituciones como EADA y su Iniciativa de Capital Semilla, su programa de apoyo a emprendedores- y, eventualmente, y solo en último lugar, en inversores externos, para que los emprendedores no pierdan una porción sustanciosa o el control de su proyecto, ni el entusiasmo asociado a la perspectiva de un beneficio económico”, recomienda Manuel Marín. Además, es importante recordar que “la financiación tiene que provenir de muchos pocos que sumados hagan un mucho: el crowdfunding es una herramienta excelente para eso”, concluye.

Además, es importante recordar que la tarea del emprendedor es muy complicada, por ello, rodearse de un buen equipo fundador es clave: “Para emprender hay que saber un poco de todo: finanzas, marketing, gestión de equipos, etc. Y eso es muy difícil que se dé en una sola persona”, puntualiza Pau Roig. Manuel Marín añade que una muy buena combinación para formar un equipo emprendedor es la formada por cuatro o cinco jóvenes, “que tienen la idea, la fuerza, la creatividad, el tesón y están dispuestos a dejarse la piel”, y a los que se une un Business angel, “un mentor senior que aporta la financiación necesaria inicial así como los conocimientos y toda su red de contactos”. Algo, que también alerta, “es difícil de lograr”.

Publicado en EADAView 23, pág. 13

Deja un comentario

/* ]]> */