Nov 132013
 

Dra. Desirée Knoppen (EADA)

Dra. Desirée Knoppen (EADA)

Desirée Knoppen, PhD.

Professor and Department Head Operations Management and Information Systems

“No basta con coordinar los múltiples flujos de información y bienes entre las empresas que constituyen una cadena, sino la coordinación de flujos de cash se ha convertido en un condicionante vital para garantizar un suministro estable”

El mundo ha cambiado y sigue cambiando a un ritmo vertiginoso. Los consumidores tenemos más opciones, estamos mejor informados, somos cada vez más críticos, y estamos menos dispuestos a esperar. Por consecuencia, la tarea de predecir la demanda y de anticiparnos a ella para poder tener una cadena de suministro alineada con las necesidades del mercado implica un reto mayor. Con una externalización creciente y una base de proveedores que cubre el planeta, las cadenas se están volviendo más largas, tanto en términos estructurales como geográficos. Y, con el panorama económico actual, no basta con coordinar los múltiples flujos de información y bienes entre las empresas que constituyen una cadena, sino que la coordinación de flujos de cash se ha convertido en un condicionante vital para garantizar un suministro estable.

Todo esto, ¿qué implica para el logistics o supply chain manager de hoy?

Naturalmente, dicho profesional debe de estar al corriente de los últimos paradigmas y modelos de gestión en el área de operaciones y supply chain. Debe tener unas capacidades analíticas para digerir, asimilar y gestionar grandes volúmenes de datos sin perderse en detalles poco relevantes. Pero, más allá que estas capacidades cognitivas, un supply chain manager tiene que saber moverse en diferentes zonas horarias y diferentes culturas, con sus respectivas maneras de ver la realidad, así como compartir puntos de vista y resolver problemas. Y sin alejarse mucho de casa, debe saber moverse entre diferentes áreas funcionales y reconciliar objetivos, muchas veces opuestos, para encontrar soluciones novedosas que respondan a las necesidades del cliente final. En este sentido, es interesante citar a un director de logística de una empresa multinacional quien decía, utilizando las dimensiones de un contenedor como metáfora, que preferiría profesionales con un conocimiento de seis metros de largo y dos de profundo, sobre los que tienen el conocimiento de dos metros de largo y seis de profundo. El rol del logistics o supply chain manager es, cada vez más, un rol de gestión del cambio. Fuera la complacencia y la comodidad de seguir haciendo las cosas como siempre, y adelante la actitud proactiva que empuje la empresa hacia nuevas fronteras.

Deja un comentario