May 242013
 


“Más del 50% de los consumidores españoles compraría un producto de una empresa más responsable, aunque fuera más caro”

Informe Forética 2010

“Hay dos maneras de entender la RSC: a través de un enfoque filantrópico, analizando la manera de repartir los beneficios generados, o a través de un enfoque ético, examinando minuciosamente los procesos productivos que permiten generar estos beneficios. En Esteve nos decantamos por el enfoque ético, ya que consideramos la RSC como un “valor” y no como un “coste””. Así empezó la Conferencia que Daniel Ortiz, Director de RSC de Esteve, impartió a los participantes del Master Superior en Marketing Farmacéutico de EADA.

Según la definición de la Unión Europea, la RSC se mide según el impacto, positivo, negativo o neutral de la empresa hacia sus stakeholders (grupos de interés), e incluye aspectos ambientales, éticos, de desarrollo humano, los derechos de los consumidores…

Daniel Ortiz, Director de RSC de Esteve, en EADA

Daniel Ortiz, Director de RSC de Esteve, en EADA

Una empresa realmente responsable gestiona sus actividades con el objetivo de crear valor compartido para los accionistas, stakeholders, y el conjunto de la sociedad y, al mismo tiempo, para identificar, prevenir y minimizar los posibles impactos adversos.

“Una empresa que solo crea valor por sus propios intereses es una empresa “extractiva”, en el sentido que solo expolia los recursos de su entorno sin aportar nada positivo”

El sector farmacéutico es un sector muy sensible a los temas de RSC. Es, a menudo, protagonista de feroces críticas y acusaciones de insostenibilidad medioambiental y comportamientos no éticos en los medios de comunicación y en las redes sociales. En respuesta a estas críticas, y convencidos de que la RSC es necesaria para cumplir con las expectativas de consumidores siempre más exigentes y sensibilizados con la sostenibilidad medioambiental y la responsabilidad social, Esteve ha decidido implementar una política de RSC basada en la transparencia y en el rigor de la comunicación corporativa. “En un sector donde se trabaja diariamente para salvar vidas humanas, es necesario asegurar un código de comportamiento ético desde la elección de los proveedores de las materias primeras hasta la comercialización de los productos, y es vital saberlo comunicar”, afirma Daniel Ortiz.

Sin embargo, más del 57% de los consumidores españoles dice no tener información sobre el comportamiento social y medioambiental de las empresas (Informe de la Confederación de Consumidores y Usuarios – CECU, 2010).

Desde hace 8 años, Esteve publica una Memoria de Sostenibilidad según los criterios del GRI (Global Reporting Iniciative) que es auditada por PWC con el objetivo de rendir cuentas de sus actividades a sus stakeholders, de ser el motor de las políticas internas de RSC, y de ser un modelo para todo el sector farmacéutico. “Transparencia es también admitir los errores cometidos, para conferir rigor al informe y generar credibilidad”, subraya el directivo de Esteve.

Durante su conferencia, Ortiz nombró los 8 ejes de actuación bajo los que se desarrolla la política de RSC de Esteve:

  1. Transparencia y rendición de cuentas (memoria de sostenibilidad)
  2. Diversidad (igualdad de género, nacionalidad, exclusión social).
  3. Conciliación (vida personal y vida profesional).
  4. Voluntariado corporativo.
  5. Acción Social (salud de comunidad cercana).
  6. Conducta (código ético, políticas corporativas).
  7. Medioambiente (cambio climático: compensación CO2 y eficiencia energética).
  8. Compras sostenibles (influencia en el comportamiento de los proveedores).

Ortiz explicó algunos ejemplos de proyectos que se están llevando a cabo actualmente. Con el Fondo de Ayuda Humanitaria y Emergencias (FAHE) de Farma Mundi, Esteve está desarrollando un proyecto de definición de buenas prácticas en el envío de medicamentos a áreas afectadas por emergencias humanitarias.

Para fomentar una gestión de la cadena de suministro respetuosa con los derechos humanos y sostenible con el medioambiente, Esteve ha colaborado en el Proyecto tRanSparEncia (programa de formación para PyMEs), ha incorporado el sello identificativo de papel eco-responsable (FSC-Forest Stewarship Council) en todas sus compras y usos de papel, y ha incorporado el compromiso con los 10 Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas como uno de los criterios de auditoría de sus proveedores.

Al finalizar su intervención, Ortiz explicó a los asistentes del Master en Marketing Farmacéutico de EADA que las claves de éxito de una buena política de RSC radican en una visión a largo plazo, que esté bien integrada en la estrategia de la compañía, y en el desarrollo de unas relaciones estables, coherentes y consistentes con sus stakeholders, basadas en la confianza, el respeto y el beneficio mutuo.

Los profesionales del Marketing Farmacéutico tendrán que tener en cuenta estos aspectos si quieren representar unas marcas fuertes, con una buena reputación, y con una clara ventaja competitiva de cara a los consumidores, que cada día están más informados y son más exigentes.

Deja un comentario