Ene 012013
 

La relación entre las actividades tecnológicas y comerciales es como un círculo vicioso ya que ambas se ven afectadas, mutua y continuamente, las unas por las otras y viceversa.

Actividades tecnológicas: la tecnología que cada empresa puede poseer influye directamente en su capacidad para innovar. Cuanto más invierte una empresa en sus actividades tecnológicas, más ventajas competitivas puede llegar a tener. Estas ventajas competitivas son necesarias para competir y tener éxito en los mercados internacionales, por lo que las ventajas adquiridas a través de la innovación pueden llevar a la empresa:

  • A tener más éxito en los mercados internacionales.
  • A mejorar su posición en los mercados internacionales.
  • A penetrar otros mercados internacionales..

Actividades comerciales: la empresa, cuando ya está desarrollando actividades en el mercado internacional (es decir, hablamos de una empresa con experiencia internacional), obtiene un conocimiento que proviene de sus clientes, de los competidores que encuentra en ese entorno internacional y de sus propios competidores del mercado nacional, pero que en el mercado internacional se comportan de una manera diferente.

Tecnología y comercio: estímulo y refuerzo

Esta interacción constante la estimula y obliga a aprender, a adquirir nuevos conocimientos. Y, por eso mismo, cuanto más tiempo lleva la empresa en el mercado y cuanto más tiempo ha pasado desde que se ha internacionalizado, más posibilidades hay de que sea una empresa más experimentada y más conocedora de los mecanismos que la ayudarán a mejorar su posición competitiva.

Esta experiencia de la empresa en los mercados internacionales le da muchas ideas, como por ejemplo:

  • Cómo mejorar sus productos.
  • Cómo disminuir costes.
  • Cómo crear nuevos productos.

Lo que le impulsará a, previa inversión en I+D, crear innovaciones que le van a dar ventajas competitivas que le servirán para avanzar posiciones en el mercado internacional, logrando aprender más y ganar en experiencia.

Las empresas deben tener claro que la innovación y la internacionalización siempre van mano a mano, está empíricamente demostrado. Lo que no se puede afirmar con seguridad es cuál precede a cuál, aunque para crear el plan de negocio orientado a la exportación lo primero es averiguar los puntos fuertes y las ventajas competitivas con que se cuenta.

Una vez claras las fortalezas y las oportunidades, se puede salir al exterior y lanzarse a la aventura de la internacionalización, de la que la empresa saldrá reforzada gracias a ese aprendizaje y a esa mejora que el proceso lleva intrínsecas, convirtiéndose no sólo en una empresa familiar internacional, sino también en innovadora.

  2 Responses to “Tecnología y comercio: relación recíproca

  1. Gracias por compartir este artículo. Quisiera agregar que asi como la división internacional del trabajo planteada por Taylor, con el desarrollo de la industrialización en el siglo XIX, partía del precepto de que cada país debía producir aquello para lo cual era más apto, hoy la tecnología se suma como una herramienta indispensable a ese esquema para posibilitar el desarrollo de las economías locales y regionales haciendo aún más eficiente la producción y dotando de un mejor y más optimo aprovechamiento de los recursos. Felicitaciones y éxitos.

  2. Las empresa y el comercio se necesitan una de otra, para poder garantizar el éxito de la misma. Así lo manifestó http://tecnologia-online.net/ Una buena estrategia, es contar con comerciantes para aprender de ellos y poder garantizar las ventas y la innovación de la empresa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: