Ene 012013
 

Una vez la empresa decide a qué país va a exportar productos, a quién dirigirse, qué ofrecer y se ha concretado el producto, el precio y el canal de distribución, hay que hacer unas acciones de seguimiento y de control de los costes incurridos y de los resultados parciales obtenidos y si es necesario, ejecutar medidas de corrección.

En el caso de CompeGPS se ha decidido pactar con los representantes unos márgenes determinados y se les pide que respeten el precio final. A su vez, se intenta ir con ellos a las tiendas que visitan desplazando un comercial de Barcelona a ese país para realizar las visitas a las tiendas junto con el representante en cuestión, logrando de esta manera poder ver qué tal fluye la relación entre la tienda y el distribuidor. Además, de manera mensual se analizan los datos de ventas por países.

De la misma manera se intenta ir a ferias juntamente con el distribuidor en ese país y se hace una reunión conjunta al año donde se intenta que el distribuidor venga a España.

Además, al tratarse de un negocio de software se tiene la ventaja de que a través de la web se puede recoger información del consumidor final y de esta manera se monitoriza al consumidor viendo cuáles son sus intereses en función de sus visitas.

También hay que tener en cuenta que el software que venden es complicado con lo que reciben muchas llamadas para preguntar sobre el funcionamiento y de esta manera consiguen recibir también las sugerencias de los clientes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: