Ene 012013
 

Para poder fijar el precio adecuado al producto que se va a vender en el exterior se han de tener en cuenta varios factores.

Por ejemplo, se ha de tener en cuenta que si online se vende más barato que en las tiendas la persona encargada de la tienda no va a querer vender el producto, porque él hace un esfuerzo para lograr una venta y finalmente el cliente decide hacer la compra online para ahorrarse dinero. Es por ello que se debería intentar que el precio sea más caro en la web que en la tienda, lo cual no es tarea fácil.
Además, hay tiendas que realmente son tiendas online y por lo tanto se pueden permitir poner un margen pequeño, con lo que aunque en nuestra web se venda caro otras tiendas online venden más barato con lo que la empresa tendrá el mismo problema.

Por otro lado, a nivel internacional a CompeGPS le interesa poner el mismo precio en toda Europa, pero en cambio en cada país el coste es distinto, el IVA es diferente y además el mapa también puede tener un precio distinto, lo que conlleva que el margen aplicable sea distinto ya que por el momento la filosofía de la empresa es la de mantener el mismo precio en todos los países.

Además, se ha de tener en cuenta que cuando se vende únicamente el software y el margen es casi el 100% aparece la duda de qué precio poner, porque si el precio es elevado la empresa venderá poco pero si es muy bajo no ganará prácticamente nada, lo cual conlleva la toma de decisiones difíciles respecto de las que la empresa aún no tiene ningún tipo de fórmula aplicable.

En la política de precios también se tiene en cuenta la competencia. En este caso se ofrece un precio caro porque el producto reúne unas prestaciones que merecen ese precio, en comparación con los productos de la competencia que quizá no ofrecen los mismos servicios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: