Ene 012013
 

Las empresas familiares españolas se posicionan ante la internacionalización de una manera característica que sólo puede comprenderse a través de las siguientes afirmaciones, que reflejan todo lo que conlleva para ellas dar ese paso y su nivel de comprensión respecto a este fenómeno global:

– Las empresas familiares españolas reconocen la importancia de competir en mercados internacionales y entienden los retos de la globalización (conocen cuáles son los problemas de este fenómeno y los pasos que hay que dar para mantenerse en tendencia): todas las empresas familiares han reconocido la importancia de la internacionalización, saben que competir en mercados internacionales es una necesidad. Todas muestran el mismo interés y el mismo entendimiento en cuanto a la participación en mercados internacionales si las comparamos con empresas no familiares.

– Las innovaciones tecnológicas representan una fuente de ventaja competitiva útil para que las empresas familiares se internacionalicen. De hecho, se apoyan en las innovaciones tecnológicas porque saben lo que representan y las entienden como una fuente de ventaja competitiva muy útil para poderse internacionalizar.

– Para mejorar su cuota de mercado o penetrar nuevos, invierten en I+D: saben que para innovar es necesario invertir. Este gasto previo se traduce en una investigación previa y un posterior desarrollo del producto. No se puede prescindir de esa inversión en I+D.

– Las empresas familiares españolas se adaptan a las necesidades de la economía global y hacen frente a la competición en los mercados internacionales. En este caso la adaptación implica necesariamente un cambio. Las empresas cambian y ofrecen los productos que los consumidores locales necesitan, se adaptan a esos gustos y cambian sus productos, por tanto, están innovando.

– Las empresas familiares españolas se internacionalizan independiente de su tamaño o su sector de actividad. Y esto es importante ya que es interesante saber que las empresas españolas se independizan en la misma medida, independientemente de su volumen de empleados, de su capital social o de qué tipo de producto o servicio comercialicen. Todas presentan el mismo nivel de compromiso con el mercado internacional, independientemente de esos factores.

-Las empresas familiares españolas no presentan un comportamiento diferente a las empresas no familiares en cuanto a su trayectoria internacional.

Deja un comentario