Ene 012013
 

La internacionalización de la empresa aporta grandes ventajas que se traduce en los siguiente efectos positivos:

  • Crecimiento vital: necesario para desarrollarse y alcanzar su misión.
  • Resultados útiles del aprendizaje: ganando en experiencia y en conocimientos que sería imposible obtener de otra forma.
  • Rendimiento financiero superior: ya que implica el acceso a otros mercados, al mismo tiempo que se gana posición en el propio, consolidándose.
  • Disminución del riesgo: porque cuando una empresa depende de un solo mercado, el nacional, todos sus riesgos dependen de ese mercado.
  • Aprendizaje de la competencia en los mercados extranjeros: cuando las empresas españolas se internacionalizan interactúan con otros competidores, o bien globales o locales, por lo que supone un valor añadido ya que será una valiosa fuente de conocimiento.
  • Presión competitiva por parte de los consumidores que exigen precios bajos y calidad alta: al ser los clientes cada vez más exigentes, el entorno competitivo en el que se mueve una empresa al internacionalizarse se ve muy reflejado por el lado de la demanda, ya que los consumidores exigen no sólo precios bajos sino que también una calidad alta. Las empresas podrán mejorar su oferta a los clientes debido a su experiencia en diferentes mercados internacionales y su conocimiento acumulado.

Internacionalización: reto y necesidad

Combinar precios bajos y calidad alta es un reto difícil de alcanzar para una empresa. De hecho, se trata de dos estrategias completamente distintas. Sin embargo, cuando la empresa se internacionaliza está adquiriendo conocimiento en el mercado internacional, está aumentando su cuota de mercado, por lo tanto puede mejorar sus productos y puede adquirir economías de escala. En resumidas cuentas, mejora sus productos, ofreciendo la calidad alta que le exige el consumidor y, gracias a las economías de escala puede bajar el precio, satisfaciendo a los clientes.
La internacionalización es realmente una necesidad para las empresas familiares, es la mejor manera de aprender y el mejor arma para competir. Pero también representa un riesgo para ellas, un fenómeno al que es muy difícil hacer frente, ya sea debido a que no están preparadas para internacionalizarse o porque existe un miedo a los competidores. La mejor manera para combatir este riesgo es la innovación tecnológica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: