Dic 052012
 

Emprendimiento sostenible, presente y futuro de una economía responsable

Giorgia Miotto, Directora de Comunicación y Relaciones Externas EADA

Giorgia Miotto, Directora de Relaciones Externas y Comunicación de EADA

Giorgia Miotto
Directora de Relaciones Externas y Comunicación de EADA
  • El emprendimiento impacta sobre el bienestar de la sociedad
  • Las empresas que apoyan el emprendimiento deben reflejarlo en sus memorias de sostenibilidad
  • Queda por delante camino que recorrer en divulgación, formación, apoyo económico, administrativo y para la investigación

Una treintena de socios de la Red Española del Pacto Mundial se han dado cita el martes 4 de diciembre en EADA, para debatir sobre el “Emprendimiento sostenible, presente y futuro de una economía responsable”. Representantes de grandes y medianas empresas, tercer sector, instituciones educativas y asociaciones han abordado los puntos clave del emprendimiento en situación de crisis y de los retos de emprender con responsabilidad de la mano de dos expertos: la Doctora Elisabeth Garriga, Profesora del departamento de Política de Empresa de EADA, Joaquín Garralda, Decano de Ordenación Académica de IE Business School y el moderador, Ignasi Fainé, director de RSE de Agbar.

La intervención de Garriga ha estado centrada en el impacto social del emprendedor, cómo se detecta, cómo se traza su mapa de grupos de interés, cómo se mide. Para Garriga, “el mapa económico suele ser más claro, el social, menos”. Es evidente que la emprendiduría tiene un alto “impacto económico” para la sociedad, sin embargo no es fácil medir el “impacto social”. “Lo que no se mide no existe y no se puede gestionar”. Es por ello, que es necesario dedicar esfuerzos en definir unos modelos de medición del impacto que tiene la creación de nuevos negocios sobre el bienestar de la comunidad. Medir estos aspectos, la mayoría de las veces intangibles, es un reto de la investigación actual.

Mesa Cuadrada Pacto Mundial en EADA

Mesa Cuadrada Pacto Mundial en EADA

Joaquín Garralda, que ha presentado los objetivos y el trabajo del Foro de Responsabilidad Empresarial con Emprendedores. Según el profesor Garralda “el empleo es un problema hoy en el que es fundamental que las grandes empresas se involucren a la hora de apoyar a los emprendedores, porque crean empleo”. La creación de nuevas empresas tiene un rol social fundamental en este momento de crisis porque crean puestos de trabajo y así impactan positivamente en el bienestar de la sociedad. Las grandes empresas emplean miles de personas, sin embargo, en cuanto se encuentran en dificultades económicas, destruyen con facilidad muchos puestos de trabajo. La balanza de creación de empleo, sobretodo en el contexto español, actualmente puede ser más positiva gracias a la creación de nuevas empresas que al crecimiento de las grandes compañías multinacionales.

Para que las nuevas empresas puedan nacer y crecer necesitan clientes: el gran reto de la RSC en las grandes compañías está en el departamento de compras. Las corporaciones tienen que flexibilizar sus procesos de compra para poder incluir en sus listados de proveedores a los emprendedores que, gracias a la capacidad de innovación y a la flexibilidad pueden proporcionar un gran servicio.

El debate siguió con la participación de los representantes de grandes empresas como CaixaBank o DKV Seguros, de PYMES como la agencia de Viajes Taranná y la revista especializada Corresponsables, del tercer sector como la Fundación La Caixa y la Fundación Repsol y del sector educativo, como EADA.

En un contexto donde sobrevivir es quizás el reto diario para un negocio, es difícil huir de la afirmación del economista liberal Freeman que sostenía que “la única responsabilidad de una empresa es hacer dinero”. Eso, según el moderador Ignasi Fainé, “es condición necesaria, pero no suficiente”. Tampoco la sostenibilidad y la responsabilidad de las empresas se miden según el concepto americano de “devolver algo a la sociedad que te ha permitido ganar este dinero”. No se trata de cómo se reparte el dinero que una empresa ha ganado, sino de cómo la empresa ha ganado este dinero, de los impactos, positivos y negativos, que sus actividades han tenido a nivel medioambiental y social.

Los emprendedores y los empresarios tienen que entender que la RSC será la clave para la legitimación de sus actividades por parte de la sociedad y, en un entorno de crisis, una ventaja competitiva reconocida por el consumidor.
Sin embargo, para que el consumidor aprecie y premie las empresas más responsables y sostenibles a la hora de comprar, todavía se necesita mucho camino.

Es necesaria una educación centrada en el respecto para las personas y el medioambiente y que las empresas encuentren la manera de comunicar su RSC para sensibilizar e informar a los consumidores.

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas (UN Global Compact) es una iniciativa de compromiso ético destinada a que las entidades de todos los países implanten como parte integral de sus operaciones y estrategia, 10 Principios de conducta y acción en materia de Derechos Humanos, Normas Laborales, Medio Ambiente y Lucha contra la Corrupción. En España, Global Compact opera a través de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, organismo al que ya se han adherido más de 2000 miembros.

EADA forma parte del Comité Ejecutivo de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

  One Response to “El emprendedor responsable es una pieza clave para la salida de la crisis

  1. Estoy de acuerdo con el emprendimiento sostenible porque el ser humano no puede continuar destruyenlo el ecosistema indefinidamente. Deben continuar educando a los ciudadanos sobre el impacto de sus acciones en el planta y, por lo tanto, en el futuro de sus descendientes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: