Oct 222012
 

EADA presenta el II estudio sobre ‘Satisfacción y compromiso del directivo en Cataluña’

La seguridad se convierte en motivo de satisfacción
La satisfacción aumenta 4 puntos y alcanza al 84% de los directivos
Aline Masuda, EADA

Aline Masuda, EADA

Llevamos 4 años de recesión económica y las previsiones no son precisamente halagüeñas, pero aun así, el II Estudio de Satisfacción y Compromiso del Directivo en Catalunya lanza un mensaje positivo, aunque interpretable: la satisfacción de los ejecutivos ha subido 4 puntos en 2012, situándose casi en un 84%. Aunque si se contextualiza la información, el aumento es directamente proporcional a la estabilidad en el empleo. El solo hecho de conservar su trabajo implica una percepción satisfactoria. “En realidad, estamos llamando satisfacción al sentimiento de seguridad” puntualiza la autora del estudio Aline Masuda, profesora y codirectora del departamento de dirección de personas de EADA.

Crece un 14% los que no tienen intención de cambiar de trabajo

Otro dato de interés demuestra que de un año a otro se ha incrementado en un 14% el porcentaje que no piensan cambiar de trabajo – de un 52 a un 66% -. La pertenencia y el compromiso se han extremado, ya que los empleos escasean en estos momentos. Aunque casi un tercio no se siente valorado en su justa dimensión, tanto económica como profesionalmente.

La motivación se ve reforzada con métodos de compensación no retributivos, como la autonomía en la toma de decisiones, un 81,7% de los directivos reconocen tenerla, y en que casi el 70% tienen la posibilidad de elegir su propio horario.

Por primera vez se han introducido en el estudio preguntas específicas sobre la percepción de la coyuntura económica. Un dato desmoralizador es que casi siete de cada diez empresas catalanas (65,2%) han sufrido despidos. Además, la enorme mayoría de los encuestados (94,3%) conoce a alguien de su entorno más cercano que ha perdido el empleo. Quizá estas dos cifras puedan ayudar a entender porqué casi la mitad de los directivos (46,3%) considera que el ambiente en el trabajo ha empeorado.

Casi siete de cada diez directivos catalanes han vivido despidos en su empresa

Los resultados de la primera parte del estudio sobre la satisfacción y las respuestas sobre la percepción de la crisis podrían parecer contradictorios pero los ajustes laborales están siendo muy duros para todo el tejido empresarial catalán por lo que el mismo hecho de conservar el trabajo se ha convertido en un motivo de satisfacción y de un mayor compromiso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: