Oct 032012
 

Rafael Sambola, profesor de EADA

Rafael Sambola Sambola
Economista y Director del Máster en Dirección Financiera de EADA.

Sin duda, la presentación  de los nuevos Presupuestos para este 2013, no favorecen al optimismo general.

Pese a que éstos, se han querido presentar desde el Gobierno como unos “Presupuestos Sociales”, el hecho de destinar más del 65% del mismo al pago de intereses, pensiones, gastos de personal y cuotas de desempleo, sólo hace que reflejar el estado de salud comatoso de nuestra economía.

Aunque tendremos que esperar a una segunda lectura del texto, parece deducirse que no coexiste voluntad para favorecer,   de alguna forma,  la calidad de vida fiscal y laboral de las empresas que aun existen.

Desde mi punto de vista, en el documento, se echan de menos medidas que aporten ilusión para incentivar la demanda, la inversión pública y la privada, variables todas ellas clave para aumentar nuestro gran “caballo de batalla”, que es el empleo. Pero me temo que la situación actual, ya no da para más.

Era una buena oportunidad para  mejorar fiscalmente  por ejemplo, los beneficios reinvertidos o  los ingresos obtenidos en el exterior, incentivando de esta forma las exportaciones,  que tanta falta nos hace. También las bonificaciones a las inversiones y la puesta en marcha de procesos de amortización acelerada permitirían dar un estímulo a nuestro tan deteriorado tejido empresarial.

Por el contrario el Gobierno elimina  la libertad de amortización en aquellas empresas clasificadas como “grandes empresas”, pudiéndose deducir exclusivamente el 70 % del coeficiente máximo en tablas. Esta decisión, que no sólo hará aumentar la cuota  a pagar en el impuesto de sociedades, también desincentivará las inversiones en activos no corrientes, aspecto fundamental para asegurar el crecimiento futuro de la economía. Recordemos que el Estado tiene previsto en el 2013 reducir sus inversiones un 22%. Todo ello es una mala influencia para que mejore  nuestro maltrecho PIB.

También se esperaba una reducción de las cuotas aportadas por la empresa a la Seguridad Social (en compensación con la anterior subida del IVA). La reducción de este coste hubiese permitido prestar servicios y vender productos más competitivos, argumento que beneficiaría a nuestras exportaciones,  que son el principal recurso para encauzar el crecimiento.

Así mismo el Gobierno recuperará el gravamen obtenido mediante una ley que permitirá voluntariamente aumentar el valor de  los activos no corrientes de la empresa. Esta medida, adoptada por última vez en el año 1997, pretende poner al día unos activos contabilizados en el balance a precio de adquisición (en contra de de su precio  histórico) y compensarlos por el efecto inflación. Próximamente se emitirán unos coeficientes multiplicadores que se aplicarán a cada inmovilizado en función del año de compra. Para compensar este incremento, podrán resarcir las pérdidas de ejercicios anteriores, o bien aumentar sus reservas sin poder distribuirlas a través de los dividendos. Es cierto que existen ventajas en esta medida; por un lado permitirá aumentar los recursos propios de una sociedad, mejorando así su capitalización patrimonial, y por otro aumentar su dotación a la amortización de estos activos y su cash flow. Aunque en un principio debe entenderse que el aumento de la amortización será desgravable fiscalmente, el proceso no será gratuito y se tendrá que pasar por caja, gravándose así con un 5%. En 1997 el Gobierno de Jose María Aznar  adoptó la misma medida,  pero en aquella ocasión con un gravamen del 3%. Este porcentaje  hizo que muchas sociedades renunciasen a esta reforma.

Estas medidas, junto con las adoptadas en estos últimos años (recordemos por ejemplo  el Decreto Ley 12/2012  donde  se establecen limitaciones en el importe máximo a la deducción de los gastos financieros derivados de cualquier tipo de deudas) no hacen más que poner en peligro la viabilidad de nuestra empresas, con la problemática que estas nadie las rescata.

Por: Rafael Sambola

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: