Mar 302012
 

Jordi Díaz, EADA

Jordi Díaz, EADA

Brasil es un lugar donde es común decir que el deporte y la profesionalización de su gestión, deberían centrarse en los negocios, que son modelos de buena gestión y espíritu empresarial.

En España, el discurso es distinto: el mundo empresarial tiene mucho que aprender de este deporte – no sólo desde el punto de superación personal, que se utiliza generalmente como el lema de motivación en seminarios. “El éxito alcanzado por un gran número de atletas españoles en la última década nos permite proponer un diálogo con el sector empresarial”, dice el español Jordi Díaz, directivo de EADA -. Escuela de Administración y Alta Dirección, Barcelona.

Díaz, que forma parte del comité directivo de EADA y fue un atleta de la selección española de waterpolo, estuvo en Brasil recientemente invitado por la ESPM – Escuela Superior de Propaganda e Marketing, donde habló a los estudiantes, profesores y empresarios acerca de las lecciones que el deporte se ha ofrecido a los empresarios los españoles.

“Cada industria tiene sus propias normas de desarrollo, pero hay lecciones universales que pueden ser aprovechados en cualquier segmento”, dice.

Jordi Díaz señala que los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, es considerado un hito en la historia de los deportes su país. “Antes de esto, España no fue protagonista en el deporte colectivo ni individual. Hoy en día es el actual campeón de Europa y del mundo de fútbol, y tiene a los mejores atletas en categorías como el tenis, fórmula 1, baloncesto y natación sincronizada” recuerda. De hecho, jugadores como Casillas, Xabi Alonso y Sergio Ramos del Real Madrid, o Puyol, Iniesta, Xavi y David Villa, están ​​compitiendo con grandes estrellas del fútbol mundial en el corazón de los españoles.

Y el mundo, Fernando Alonso, doble campeón de F-1 se convirtió en una manía nacional, como el tenista Rafael Nadal. Nunca antes en la historia de España se han recogido tantos ídolos en el deporte en el mismo período.

“En 1992, los Juegos Olímpicos de España por separado del pasado de la España moderna, competitiva y por encima de todas las autoridades que tenemos hoy”, dice Díaz. Para él, Brasil no debe perder la oportunidad de celebrar los dos macroeventos deportivos los próximos cuatro años – la Copa del Mundo 2014 y Juegos Olímpicos de 2016, en Río de Janeiro. “La mayor inversión no se debe hacer en el fútbol, ​​en la que Brasil es una potencia, sino en otros deportes. Incluso si ganan unas cuantas medallas en 2016, como ocurrió con España en 1992, se debería popularizar el deporte y crear condiciones para el desarrollo de talento deportivo “, dice.

Según Jordi Díaz, el aprendizaje que tuvo el deporte español para convertirse en un deporte profesional a gran escala se puede aplicar en el día a día del negocio. En este sentido, destaca siete puntos como las claves del éxito:

  1. Gestionar el éxito y el fracaso igual de bien . “El deportista sabe que de ser nombrado como el mejor en el mundo de hoy, no es garantía de que esa posición se mantendrá mañana. Se debe mejorar continuamente. El mismo razonamiento se aplica a la derrota. Una lección aprendida en el deporte es que nadie es invencible. Así que tienes que aprender a manejar la decepción. Sólo haciendo esto se estará preparado para aprender de los errores y limitaciones con el fin de competir de nuevo con la próxima oportunidad de ganar. Creo que ésta es la principal lección que las empresas pueden aprender de este deporte”.
  2. El trabajo en equipo. “Nadie gana solo”, dice el ejecutivo de EADA. “Si eso es fácil de ver en los deportes de equipo como el fútbol, ​​en las competiciones individuales requieren ser detalladas. Un tenista como Nadal gana en las pistas sólo porque tiene apoyo externo. Al igual que Fernando Alonso en la pista. Esto significa que ningún nuevo desarrollo es capaz de mantenerse y alcanzar el éxito si no existe el sentimiento de cooperación en la empresa entre los líderes y sus equipos “.
  3. Capacidad para dirigir y también de ser liderado. “En los negocios especialmente se habla mucho sobre liderazgo pero poco de ser liderado. Esto no significa sumisión, sino la constatación de que en ciertas situaciones es necesario ser capaz de tomar un papel secundario para facilitar el trabajo colaborativo. Voy a tomar el ejemplo del equipo de Barcelona. Messi es el as indiscutible, pero sabe que debe aceptar la dirección del entrenador Josep Guardiola y de otros jugadores como Iniesta y Xavi, porque el equipo de fútbol es fuerte en su conjunto”.
  4. Buscar el resultado. “Nadie compite por competir. Incluso el atleta que sabe que tiene pocas posibilidades de ser el ganador lucha por mejorar sus marcas. Sin ambición de crecer no se avanza”.
  5. Presión ambiental. “En el deporte, así como en el día a día del mundo de los negocios, la presión es constante. A veces pone a prueba la nuestros límites. Es esencial aprender a manejar la presión para no sucumbir en situaciones de gran tensión “.
  6. Hacer de la autoconfianza un instrumento de motivación. “El empresario, así como el atleta victorioso, debe conocer su valor y los puntos fuertes para usarlos como conductores de sus acciones “.
  7. Tener iniciativa y capacidad de decisión. “Para ganar hay que actuar. Quien sabe el momento de tomar la iniciativa le lleva ventaja a su competencia. Y estar preparados para tomar decisiones con velocidad determina su capacidad para reaccionar tanto en una situación desfavorable como en una favorable”.

 

Original: Terra

Deja un comentario

/* ]]> */