Feb 082012
 

Franc Ponti, Director Centro de innovación de EADA

Franc Ponti, Director Centro de innovación de EADA

Professor en el Departament de Direcció de Persones d’EADA, especialitzat en creativitat i innovació.
Director del Centre d’Innovació i Empreneduria d’EADA.

 

Por doquier se oye hablar de esta malvada crisis. Parece imposible que nos la podamos sacar de encima. En los últimos días, el cierre de Spanair no ha hecho sino arrojar más pesimismo a la situación económica en Cataluña.

Así no vamos bien. Estamos centrándonos en la negatividad, y no somos capaces de ver otra cosa. Para salir de la crisis necesitamos ver las cosas en positivo y reinventarnos. De eso va la innovación.

Innovar es hacer algo mejor que lo que veníamos haciendo hasta ahora. Algo original (poco o mucho) y que añada valor para alguien.

Pero no se innova de un día para otro. Muchas empresas, aterrorizadas por la crisis, se plantean empezar a innovar. Nunca es tarde si la dicha es buena, dicen. Pero la innovación no consiste en apretar un interruptor ni en apretar el botón adecuado. Innovar requiere la adopción de una filosofía nueva.

Se innova con ideas, para empezar. Y las ideas las tienen (por ahora) las personas. Si no democratizamos la innovación y sigue siendo el coto privado de unos cuantos (los que creen que saben) no lograremos nada.

Se innova con atrevimiento. Equivocándose. El miedo al error no acostumbra a producir demasiada innovación. Las empresas catalanas tienen todavía demasiado miedo a ser diferentes. Sólo algunas lo consiguen.

Se innova con sistemática. Innovar no es escuchar al “iluminado” de turno y tratar de poner en marcha a la desesperada una idea. Innovar es ser capaz de convertir excelentes ideas en productos, servicios, procesos o modelos de negocio que triunfen. Hay que aprender a hacerlo.

Innovar es soñar. Es querer hacer cosas grandes. Con conformismo y actitud rutinaria no es posible conseguir nuestras utopías. Hay que hacer las cosas de una manera diferente. Aprender de los mejores. Ir más allá de los aparentes límites. Desafiar convencionalismos, y hacerlo bien.

Innovar es liderar. Las empresas son innovadoras porque tienen dirigentes innovadores. Con miedo y excesivo conservadurismo no se innova, ni aquí ni en Singapur.

E innovar es reir, jugar, pasarlo bien, disfrutar. La vida ya nos reserva suficientes sorpresas negativas para que además pongamos de nuestra cuenta acritud y mal humor. Hay demasiada seriedad en la empresa, demasiados adultos que juegan a ser cada día más y más adultos. La creatividad y la innovación nacen con los soñadores, los saltadores de obstáculos y los optimistas. Ya tendremos tiempo para ser realistas y tocar de pies al suelo. Sin sueños no hay realidades.

Franc Ponti es director del Centro de Innovación de EADA y conferenciante internacional en temas de creatividad e innovación. Ha publicado “La empresa creativa” (2001), “Pasión por innovar” (2006) con Xavier Ferrpas, “Innovacción” (2009) y “Si funciona, cámbialo” (2010) con Josep Mª Ferrer Arpí. Puedes ver toda la actualidad de su trabajo en la web www.francponti.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: