/* ]]> */
Ene 102012
 

Hace tiempo que muchos banqueros no pasaban unas Navidades tan inquietos. A vuelta de año se encontrarán con una nueva reforma del sistema financiero, que volverá a trastocar el mapa de entidades y, consecuentemente, reasignará algunos puestos de mando. Y es que esta renovación será fundamental para que España no pierda comba en el panorama internacional. Mientras otros países han emprendido desde hace años procesos de saneamiento de los activos tóxicos y de adecuación de la valoración de los activos bancarios, en nuestro país todavía pesan serias incertidumbres sobre los balances, y el acceso a la financiación internacional de nuestras entidades es extremadamente difícil. Esto ha llevado a una escasez de crédito mayor en España que en la mayoría de los países de nuestro entorno.

Otros países ya han emprendido procesos de saneamiento y han adecuado la valoración de los activos bancarios

Según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no será posible la recuperación de niveles adecuados de crédito y liquidez para las empresas y familias españolas sin el saneamiento y posterior reestructuración de nuestro sistema financiero.

La gran banca tiene una fuerte exposición a deuda de Portugal y España, directamente o a través de filiales

Joan Ramon Tarradellas, Profesor de EADA

Joan Ramon Tarradellas, Profesor de EADA

Sector vulnerable

En estos momentos, el sector español es uno de los más vulnerables de Europa. Según el profesor de Finanzas de EADA, Joan Tarradellas, existen tres razones para ello. La primera es que “la gran banca tiene una enorme exposición a deuda soberana de Portugal y España, directamente o a través de participadas y filiales, que va perdiendo valor a gran velocidad en los mercados secundarios”. Si bien se están desprendiendo de ella a base de vender grandes cantidades al único comprador en estos momentos, el Banco Central Europeo, el propio proceso de venta tira el valor de esos activos a la baja.

“Un default de Portugal o España, incluso una previsión de quita por parte de las agencias de rating o de los stress test que habrá en 2012, pondría presión a esas entidades con graves consecuencias: rebaja de ratings,menor acceso al mercado de dinero mayorista y más dependencia del BCE para su liquidez”.

Ámbito inmobiliario

La segunda razón que hace vulnerable a nuestro sistema financiero es la exposición al ámbito inmobiliario. “Aquí el problema es más grave, ya que no hay un mercado secundario de inmuebles donde el BCE pueda ir comprando”. Y la tercera tiene que ver con que “en caso de rescates de más entidades, la capacidad de España para inyectar más dinero a la banca no es como la de Alemania, Francia e, incluso, Italia”.

Para Mariano Rajoy, uno de los principales riesgos que se perciben de la economía española es la deuda privada que se canaliza a través del sistema bancario. Por eso, “el objetivo de la reestructuración del sistema financiero  es que resulten entidades rentables, fiables y solventes”.

El saneamiento de balances dará lugar a una segunda ola de reestructuraciones, con más fusiones

La primera medida será el saneamiento de los balances. Es decir, despejar las dudas sobre las valoraciones de determinados activos, especialmente inmobiliarios, que  están impidiendo un acceso adecuado de las entidades financieras a los mercados y, a su vez, contaminan la credibilidad de la deuda pública. Para sanear los balances son necesarias, fundamentalmente, dos actuaciones: la venta de los inmuebles terminados en manos de las entidades financieras. Y una valoración muy prudente de los activos menos líquidos, como solares y promociones sin terminar.

Segunda ola

Estas medidas supondrán asumir pérdidas latentes u ocultas, por lo que se producirá una segunda ola de reestructuraciones, con más fusiones y cambio del mapa bancario hasta tener entidades suficientemente sólidas, y
más necesidades de capital para mantener la solvencia. Además, se impulsará un cambio en el modelo de regulación de las entidades tenedoras de las acciones (cajas y fundaciones procedentes de cajas) para garantizar su  independencia y profesionalidad. Y otro cambio en el sistema de supervisión y regulación del Banco de España, que lo agilice y tecnifique.

Rajoy prevé culminar la reestructuración del sector financiero en los primeros seis meses de 2012

Rajoy tiene previsto culminar la reestructuración del sector financiero en los primeros seis meses de 2012, como requisito imprescindible para que vuelva a fluir el crédito a empresas y hogares y, con ello, fomentar la recuperación del crecimiento y del empleo. Si se consigue todo esto, sin duda el proceso habrá terminado con éxito.

Publicado en El Economista
30 de diciembre de 2011

acceso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: