Dic 122011
 

 Los ‘convergentes’ siempre han defendido fórmulas como el copago sanitario o los centros escolares concertados

Algunas de las recetas que el Ejecutivo de Artur Mas está poniendo sobre la mesa son viejas aspiraciones de CiU y, en determinados casos, ya se están aplicando parcialmente. La coalición catalana siempre ha valorado la iniciativa privada, la colaboración público-privada o el pago por algunos servicios públicos. Su programa muestra cómo, ideológicamente, tiene buena aceptación la iniciativa privada si es eficiente y de calidad, porque permite a la Administración pública retirarse parcialmente de algunos quehaceres, dejar de estar implicada directamente, a cambio de ejercer de velador y aportar un limitado nivel de recursos públicos.

Esta estrategia es la que implementó CiU en sus primeros gobiernos en las áreas de Sanidad y Educación, con centros hospitalarios cedidos a la gestión privada y con la creación de centros educativos concertados.

Joan Ramon Tarradellas, Profesor de EADA

Joan Ramon Tarradellas Profesor de EADA

Joan Tarradellas, profesor de EADA y doctor en Administración de Empresas por la UPC, considera que evaluando el programa de CiU y a tenor de cómo se ha estructurado la Sanidad y la Educación en Cataluña -que los gobiernos socialistas respetaron en la forma y en el fondo-, los recortes que se están ejecutando se hacen «a pesar de su ideario», y más si se tiene en cuenta que en buena parte el estatus actual de la Sanidad y la Educación en Cataluña tuvo sus cimientos en las primeras legislaturas de CiU, con el presidente Jordi Pujol.

Voces críticas fuera y dentro del partido censuran estas medidas, que destruyen lo que tanto costó crear y que forman el grueso de las prestaciones que los catalanes reciben en concepto de Estado del Bienestar.

En Sanidad, el consejero Boi Ruiz defiende los recortes en plantillas y la adecuación de los servicios, porque el futuro del sistema pasa porque el ciudadano cambie la perspectiva del sistema sanitario público y adquiera una corresponsabilidad. Y amenaza: «Si no hay dinero para el sistema sanitario, los ciudadanos tendrán que pagar».

El profesor Tarradellas argumenta que el copago, el aumento de las tasas universitarias, la concertación de las guarderías que ha
aprobado el consistorio convergente de Barcelona o la privatización de las residencias para personas de la tercera edad son «medidas que tiene más sentido aplicarlas en el contexto actual de crisis, pero que a la larga también se hubieran llevado a cabo, o como mínimo planteado, en un ciclo económico expansivo».

Del mismo parecer es Josep Bertrán, director del Área Formativa Financiera de EAE. Para Bertrán, la política que aplica CiU responde a un programa de centroderecha que se intenta adaptar a la necesidad de contención del gasto y, en menor medida, de aumento de los ingresos porque la vía de la fiscalidad no se puede usar.

El sistema educativo se aprieta el cinturón
La consejera de Educación reconoce la actitud de los educadores ante el nuevo encaje a la austeridad presupuestaria: «Hay 70.000 personas con una reducción del sueldo y que trabajan más horas». El modelo educativo se mantendrá y se incidirá más en las competencias del alumno. Se ha ideado un plan de mejora de la comprensión lectora para combatir el fracaso escolar y de aprendizaje de economía e iniciativa empresarial, a la vez que se suprimen las ayudas a las asociaciones de padres o se estudia el
incremento de las tasas universitarias.
JOAN RAMON TARRADELLAS
Profesor del Departamento de Finanzas y Control de Gestión

Publicado en El Mundo
11 de diciembre de 2011

 acceso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: